Sullivan 78, el agente que vela por policías en panteón de Iztacalco

CDMX / Redacción MX Político.-Existe un oasis en el panteón San José. Pareciera la zona VIP del cementerio pero se trata del ya conocido por la comunidad pasillo Sullivan, en donde cerca de cien tumbas son arregladas y cuidadas voluntariamente por los padres de un agente de investigación de la Ciudad de México sepultado ahí.

Francisco Rodríguez Suárez y su esposa, Lilia Guerrero Flores, ambos de la tercera edad y ya pensionados, se han dedicado desde hace ocho años y medio a embellecer, cuidar y mantener limpia una sección del panteón con la única intención de que su hijo, Erick Antonio, descanse como debe ser en su última morada.

En el lugar existe pasto inglés perfectamente cortado así como arboles y arbustos perfectamente podados y siempre verdes, las tumbas vecinas lucen limpias y con flores sembradas. Todo está iluminado por las noches por cuatro faroles de pedestal, mismos que coloco también el matrimonio.

Resultado de imagen para Sullivan 78, el agente que vela por policías en panteón de Iztacalco

En la tumba de Erick los floreros dicen Sullivan 78 al igual que una placa de nomenclatura en la esquina del pasillo, de acuerdo con información de El Sol de México.

A Francisco y Lilia les costó seis meses emparejar la tierra de las cerca de cien tumbas que rodean la de su hijo, después colocaron el pasto, las flores, los árboles y los faroles. Van los sábados, domingos, martes y jueves a arreglar. “Ya estamos pensionados y mi mujer me dice que qué hacemos, pues vamos al panteón y agarramos la manguera y cosas de jardinería, las cubetas y nos venimos medio día”.

Resultado de imagen para Sullivan 78, el agente que vela por policías en panteón de Iztacalco

Con emoción, Francisco narró a este diario algunas anécdotas. “Mire ahí en el pasto de la tumba hay como 15 balas, vienen los compañeros de mi hijo a verlo y sacan una de su arma y la entierran, dicen que es para que los cuide; su pareja en la patrulla, Juan Carlos Silva, me contó que en un operativo en Tepito lo encañonaron y se le encasquilló el arma al delincuente y eso le salvó la vida. Vino y nos encontró aquí y nos platicó que le pidió a su ángel que lo cuidara”.

El padre de Erick, el ángel de sus compañeros, cuenta que en el panteón hay varios judiciales sepultados pero ya los olvidaron. “Este si dicen que está muy consentido pero mientras Dios no de vida seguiremos cuidándolo”.

car

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto