La crisis de la 4T / En opinión de Arturo Rodríguez García

Redacción MXPolítico.- La autonombrada “Cuarta Transformación” enfrenta una crisis interna así como la inconformidad de algunos grupos que contribuyeron a la construcción del triunfo electoral alcanzado hace un año. Y el primero de los factores de inconformidad es la parálisis cuyo origen se atribuye a los frenos al presupuesto, en la intención de cumplir a rajatabla con “la austeridad republicana” que arrasa empleos, programas, proyectos e instituciones.

A lo anterior, hay que añadir por segundo factor la inexperiencia de servidores públicos que, en la primera línea y a través de la estructura –aun con las mejores intenciones e inclusive apropiación del discurso presidencial sobre la honestidad–, han sido incapaces de implementar los planes de sustitución a lo que –bajo la consideración de que viene del “viejo régimen” y que todo lo que de ahí heredaron es corrupto– se elimina.

Hay preocupación e inconformidad tanto en algunas áreas del gobierno como en las bancadas legislativas obradoristas, por lo que la afirmación del mandatario expuesta en entrevista con La Jornada (1 de junio de 2019) que apunta a la inconformidad sólo en las elites, es una falacia.

La autocrítica abierta se patenta, por ejemplo, en la posición asumida en un primer momento por la excoordinadora de campaña de López Obrador, Tatiana Clouthier, respecto a la Guardia Nacional; en el cuestionamiento contundente de Porfirio Muñoz Ledo a la relación con Estados Unidos, y en los señalamientos de Ricardo Monreal a la parálisis del gobierno, asunto este último que refleja la mayor preocupación en la cúpula obradorista.

Y es que, en la administración, el último trimestre ha sido de tensiones internas. Un caso: el 29 de abril, la oficialía mayor de Hacienda emitió una circular a todas las dependencias para que despidieran personal contratado después del 1 de diciembre en delegaciones y oficinas de representación, nada de personal permanente, eventual o por honorarios. La orden impactó principalmente a dos dependencias: Sedatu, a cargo de Román Meyer y, SCT a cargo de Javier Jimenez Espriú, quienes quedaron inconformes e inoperantes.

Un mes más tarde, esa y otras medidas de “austeridad” hicieron crisis. El presidente convocó al gabinete de Bienestar a su conferencia “mañanera” del 28 de mayo, para informar avances. Hubo cifras que evidenciaban la inmovilidad. Ese mismo día, el presidente molesto, llamó a reunión urgente en Palacio, hubo llamados de atención, una regañiza pues, cuyo resultado fue una nueva disposición de Hacienda.

El 29 de mayo, una “Atenta Nota” de Raquel Buenrostro para resolver la parálisis (implícito el fracaso de la bancarización de entrega de apoyos), instruyó “el otorgamiento de facilidades y apoyo necesario” para recursos humanos, financieros y materiales en las delegaciones de dependencias y entidades federales, a fin de que pudieran hacer llegar “los apoyos correspondientes a los beneficiarios de los programas”.

La crisis en Bienestar ocurrió apenas una semana después de que Germán Martínez Cázares, renunciara a la dirección del IMSS, acusando precisamente el desastre que Hacienda (no dijo nombre, pero era clara la referencia a Buenrostro) estaba provocando hasta paralizar al Instituto.

Los casos se han ido acumulando en diferentes ámbitos: aunque se rectificó, sólo como un ejemplo de varios, la cancelación de recursos para mujeres víctimas de violencia, el dinero no llega. Y es en las rectificaciones –anunciadas por el propio presidente en los casos de “injusticia”—donde las crisis internas se exhiben, el caso del IMER es el episodio más reciente.

Encima de todo hay desdén por las normas e intolerancia a la crítica, que tiene por estos días su expresión en la descalificación y el rechazo a la recomendación de la CNDH por las “Estancias Infantiles”, en un gobierno incapaz de dejar atrás sus formas de oposición para asumir el papel institucional que le corresponde. Con argumentos políticos y descalificaciones, advierte el presidente y sus colaboradores al Poder Judicial y a organismos autónomos, con exhibir en la “mañanera” al que falle contra sus propósitos.

Por si fuera poco, la renuncia de Germán Martínez, primera baja en el gabinete ampliado, detonó la temprana sacudida. En los días siguientes, ocurrió la renuncia de Josefa González Blanco Ortiz Mena a Semarnat, argumentando congruencia tras un acto de supuesta prepotencia, y aunque menos sonora, la de Tonatiuh Guillén al Instituto Nacional de Migración, luego de ser excluido de la operación de la política migratoria con la que el gobierno obradorista pretende resolver el diferendo con Estados Unidos. Los cambios por diferentes motivos, a medio año del arranque, abonan a la percepción de inestabilidad que se suma a los conflictos internos del gabinete.

Más allá de las marchas anti López Obrador o los actos apoteósicos para la autoafirmación, en los hechos, el arranque del gobierno se ha complicado, en parte por la dimensión del aparato (“un elefante reumático”, suele decir el presidente) y en parte por ineficacia de los equipos de trabajo (“hay conflictos  dentro del gobierno”, admitió el presidente ejemplificando con el pleito entre Raquel Sosa y el secretario Esteban Moctezuma, en el sector educativo), que tendrían que replantear esquemas, decisiones y conductas, antes de que sea demasiado tarde.

 

Autor: Arturo Rodríguez García

 

_____

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio  

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto