El oportuno espaldarazo de la FIL de Guadalajara al acuerdo de paz con las FARC

Redacción  Noticias MX.- El acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y la ex guerrilla de las FARC recibió este fin de semana un importante espaldarazo en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, donde protagonistas centrales de ese pacto han recibido homenajes y muestras de solidaridad por parte de la comunidad universitaria.

 

El senador colombiano Iván Cepeda, que fue un facilitador clave en las negociaciones con las FARC y quien asiste a la FIL, dijo a Apro que el espacio que le ha dado el evento cultural a los acuerdos de paz de su país es fundamental en estos momentos en que amplios sectores sociales de Colombia exigen su cabal cumplimiento.

 

El actual presidente colombiano, Iván Duque, y su ultraderechista partido Centro Democrático, han intentado desquebrajar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el sistema de justicia transicional emanado del acuerdo, y mantiene congeladas las iniciativas de ley que requiere su implementación, como la de reparto de tierras a campesinos pobres y la reforma rural.

 

“La invitación a la FIL de Guadalajara (a personajes que hicieron posibles el acuerdo, como el expresidente Juan Manuel Santos y el jefe del partido FARC, Rodrigo Londoño, Timochenko) es la ratificación de la importancia internacional que tiene la paz en Colombia”, señaló Cepeda.

 

El acuerdo que firmaron hace tres años Santos y Timochenko para poner fin a un conflicto armado de 52 años se enfrenta desde agosto del año pasado, cuando Duque llegó al poder, a la hostilidad del gobierno surgido de un partido, el Centro Democrático (CD), que prometió “hacer trizas” ese pacto.

 

 

 

 

 

 

 

En los últimos 15 meses, los intentos de Duque y el CD por debilitar el acuerdo con las FARC, que ellos consideran un “pacto de impunidad” porque no contempla cárcel para los exjefes guerrilleros, han sido parados por el Congreso, la Corte Constitucional y, más recientemente, la movilización popular.

 

Los dirigentes de la ola de protestas y los paros nacionales que se iniciaron el 21 de noviembre pasado contra el gobierno de Duque colocaron entre sus principales demandas el cumplimiento del acuerdo de paz y parar los asesinatos de dirigentes sociales y excombatientes de las FARC, que suman 784 desde hace tres años.

 

Cepeda, quien asistió el viernes pasado a la ceremonia de entrega del doctorado honoris causa al expresidente Santos en la Universidad de Guadalajara, dice que, a pesar de todos sus intentos, el gobierno de Duque y su partido “no han podido avanzar en el propósito de debilitar e incluso destruir las bases del acuerdo de paz”.

 

El senador plantea que la mayoría legislativa que se ha logrado consolidar en el Congreso a favor de la paz, el respaldo de la Corte Constitucional al andamiaje legal del acuerdo, el respaldo de la comunidad internacional y la movilización ciudadana “se han convertido en una especie de muro de contención frente a cualquier posibilidad de destruir el acuerdo con las FARC”.

 

La paz es un camino, agrega el respetado dirigente opositor, en el que hay constantes dificultades, tropiezos y obstáculos, pero a pesar de ello en Colombia se ha ido consolidando esa aspiración.

 

“Lo que estamos viendo es que la extrema derecha y su líder, Álvaro Uribe (expresidente y cabeza del gobernante Centro Democrático) están descendiendo en el favor popular y están encontrando serias dificultades en su influencia y consolidación políticas”, señala Cepeda.

 

Uribe enfrenta un proceso penal en la Corte Suprema de Justicia como presunto responsable de manipular testigos para armar casos judiciales contra el senador Cepeda.

 

Ese tribunal tiene otras 28 investigaciones en contra del expresidente, la mayoría por sus probables vínculos con grupos paramilitares de extrema derecha que cometieron mil 166 masacres y unos 16 mil asesinatos de civiles en dos décadas.

 

Cepeda, quien el sábado asistió a la presentación del libro de Santos, “La batalla por la paz”, en la FIL de Guadalajara, dice que la derrota que sufrió el partido de Uribe en los comicios locales del pasado 27 de octubre “obedece, en buena parte, a su posición obcecada de hacerle daño al acuerdo de paz”.

 

El senador colombiano, quien jugó un valioso papel en el proceso de paz como “puente” entre las FARC y Santos en los momentos más críticos de las negociaciones, estuvo presente este domingo en la ceremonia en el que el jefe de esa ex guerrilla convertida en partido político, Rodrigo Londoño, recibió el Galardón Corazón de León por parte de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Universidad de Guadalajara.

 

Para Cepeda, la influencia del acuerdo de paz con las FARC en la vida colombiana se constata en la ola de protestas que remece a Colombia desde hace 11 días y que puso entre sus objetivos esenciales la implementación “integral y plena” de ese pacto.

 

“Esto movimientos –dice—tienen reivindicaciones de carácter socioeconómico, pero en este caso, al lado de esas exigencias, también se ha planteado el objetivo de la paz. Y no sólo en el cumplimiento del acuerdo con las FARC, sino también en el reinicio de las conversaciones con el ELN (Ejército de Liberación Nacional), la otra guerrilla histórica en Colombia”.

 

Esto, agrega, “es un signo distintivo” frente a las protestas que están ocurriendo en otros países latinoamericanos como Chile y Ecuador.

 

Para Cepeda, la invitación que recibieron Santos, Londoño y él mismo a la FIL de Guadalajara es una muestra más del apoyo internacional que ha recibido el acuerdo de paz con las FARC, lo que sin duda ha contribuido a construir “el muro de contención” que ha frenado los intentos de la ultraderecha colombiana por “hacer trizas” ese pacto.

 

JAM

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto