“Exagerado”, el poderío internacional del narco mexicano: experto europeo

Redacción MX Político.- La supuesta expansión internacional del narcotráfico mexicano— principalmente del Cártel de Sinaloa, que el pasado 17 de octubre mostró en Culiacán una alta capacidad de combate que forzó al ejército a liberar al hijo de Joaquín El Chapo Guzmán— es una “exageración”.

En la Unión Europea (UE), que con cuatro millones de consumidores anuales es uno de los mercados más atractivos para los traficantes de cocaína, ningún cártel mexicano figura como una “amenaza mayor” para las policías antidrogas y tampoco inquieta a la opinión pública ni a los medios de comunicación, informó apro desde Bruselas.

Así lo asegura en una conversación con este columnista el experto francés Laurent Laniel, director de análisis científico del Observatorio Europeo para las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), la agencia descentralizada de la UE cuyo objetivo es ofrecer información y “evidencia sólida” para el diseño regional de leyes y estrategias en materia de estupefacientes.

Laniel fue investigador del Instituto Nacional de Altos Estudios de Seguridad (Francia) y antes del Observatorio Geopolítico de las Drogas, una organización independiente francesa que estudia cómo evoluciona la producción y el tráfico de drogas. También ha coordinado proyectos para la Comisión Europea y ha sido consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Laniel —a quien se entrevistó antes de que un presunto comando de narcotraficantes emboscara y asesinara a miembros indefensos de la familia LeBarón en el norte de México el 4 de noviembre último— ha realizado estudios acerca del mercado mexicano de estupefacientes y grupos armados, principalmente en el estado de Guerrero.

Hay que destacar algunos datos y elementos importantes de contexto. En junio pasado la OEDT reportó, basado en cifras de 2017, que estaba al alza el mercado de la cocaína en Europa y alertó sobre un récord histórico de sus decomisos, sobre todo en Bélgica, país que sustituyó a España como principal puerto de entrada de la droga a Europa.

Europol estima que el mercado europeo de las sustancias ilícitas genera 24 mil millones de euros al año, de los cuales cinco mil 700 millones corresponde al valor minorista de la cocaína, la segunda droga que más se consume en la región muy por detrás del cannabis (la hierba se trafica de Albania y la resina de Marruecos).

La misma fuente ha identificado en el bloque comunitario alrededor de mil 700 grupos criminales organizados (de cinco mil totales bajo investigación) dedicados a la producción, tráfico o distribución de sustancias ilícitas. Estas asociaciones delincuenciales están integradas por nacionales de 180 países, aunque la mayoría (60%) son ciudadanos originarios de alguno de los 28 Estados miembros de la UE.

En abril de 2013 Europol emitió y distribuyó entre las policías europeas una “alerta de amenaza” sobre el “posible impacto futuro” de los grupos mexicanos del crimen organizado a través de su rol de “coordinadores” del tráfico de cocaína y drogas sintéticas a Estados Unidos y Europa.

Dicha notificación no ha sido renovada. Tampoco se pudo concretar un acuerdo de cooperación entre Europol y México que los países de la UE aprobaron en 2013, pero que el Parlamento Europeo cuestionó fuertemente por el nivel de corrupción que hay en las instituciones policiacas de nuestro país y por las débiles leyes nacionales en materia de protección de datos personales, que hacían temer a los europeos un mal uso en el intercambio de informaciones estratégicas. En 2017 Europol cambió sus estatutos de funcionamiento. Antes, pudo concretar acuerdos con Georgia, Brasil y Emiratos Árabes Unidos, pero no con México.

Los reportes actuales de Europol, que atribuyen el control del trasiego de cocaína a los cárteles de Colombia, apuntan que tal sustancia ilegal es transportada básicamente en contenedores de barcos que parten de puertos de Brasil, Venezuela, Argentina y de las islas del Caribe; sin embargo, sin dar mayores explicaciones dejaron de mencionar como puntos de salida los puertos de Lázaro Cárdenas, en Michoacán, y Manzanillo, en Colima.

A petición de la justicia estadunidense, las agencias de seguridad europeas han seguido el rastro y aprehendido a importantes capos mexicanos. Por ejemplo, en 2012 la policía española capturó en Madrid al primo de El Chapo Guzmán, Jesús Gutiérrez Guzmán, que con otros mexicanos intentaba expandir el negocio del Cártel de Sinaloa en aquel continente. Gutiérrez fue extraditado a Estados Unidos y condenado a 16 años de cárcel por narcotráfico.

José Rodrigo Aréchiga, El Chino Ántrax, presunto jefe de sicarios del jefe del Cártel de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada, fue arrestado en diciembre de 2013 en el aeropuerto internacional de Ámsterdam, Holanda, y posteriormente entregado a las autoridades estadunidenses.

Más recientemente, en 2016 fue detenido en la capital de España, por tráfico de drogas y lavado de dinero, Juan Manuel Muñoz, El Mono Muñoz, considerado el enlace europeo de Los Zetas y quien se habría convertido en “cooperante” de la justicia de Estados Unidos tras haber sido extraditado a ese país este año.

 

jvg

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto