Banxico ajusta a la baja su pronóstico del PIB para 2017

 Agustín Carstens, explicó que dicho ajuste responde a que la actividad productiva en el tercer trimestre mostró una desaceleración mayor a la esperada

Por: Juan Carlos Cruz Vargas

Ciudad de México apro).- El Banco de México (Banxico) redujo el pronóstico de crecimiento económico del país este año a un rango ubicado entre 1.8 y 2.3%, desde el 2% al 2.5 previsto anteriormente.

En su última presentación del Informe Trimestral de Inflación, el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, explicó que dicho ajuste responde a que la actividad productiva en el tercer trimestre mostró una desaceleración mayor a la esperada, en buena medida ante los efectos de los sismos de septiembre, y la pronunciada contracción de la plataforma petrolera en ese mismo mes.

No obstante, aclaró que las consecuencias sobre la actividad económica de los terremotos parecerían haber sido moderadas y transitorias.

Con todo, las previsiones de crecimiento para 2018 no se modifican respecto del Informe previo, de modo que se continúa anticipando que el crecimiento del PIB se ubique entre 2 y 3%, en tanto que para 2019 se prevé una tasa de expansión de entre 2.2 y 3.2%.

En el caso la inflación, se prevé que hacia finales de este año el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) continúe exhibiendo una tendencia a la baja, la cual se espera se acentúe durante el próximo año, de manera que aquélla alcance la convergencia al objetivo de 3.0% en el último trimestre de 2018, y ya no en el tercero, como se había considerado previamente.

Sin embargo, existen riesgos para contener la inflación, como el hecho de que se registre una depreciación adicional de la moneda nacional; que los precios de algunos bienes agropecuarios aumenten, si bien el impacto de ello sobre la inflación sería transitorio.

El Banxico puso el dedo en el renglón de la inseguridad.

Señaló que un entorno de inseguridad pública y de falta de plena vigencia del Estado de Derecho impiden que condiciones necesarias, mas no suficientes, para el crecimiento económico, como son la estabilidad macroeconómica o un mejor funcionamiento de ciertos mercados, se reflejen en mayor inversión y mayor productividad.

Enfatizó:

“El país debe buscar implementar reformas más profundas que provean de certeza jurídica, fortalezcan el Estado de Derecho, refuercen las instituciones y modifiquen el sistema de incentivos que los agentes económicos enfrentan para que se privilegie la búsqueda de creación de valor. Avances en esta dirección se tornan todavía más apremiantes ante la incertidumbre actual por la que atraviesa México respecto de la relación económica con Estados Unidos”.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto