Eficiencia ambiental: ¿Y la información medio ambiental dónde está? / En la opinión de Itzel de Alba

 

Por Itzel de Alba

 

En México, la transparencia del Gobierno Federal para mostrar presupuestos, acciones o la verificación de sus resultados ha sido un gran problema desde siempre, y aunque algunos medios de comunicación o periodistas han sacado a la luz muchos de los datos que usualmente suelen “no existir”, persisten muchas inconsistencias en el tema.

Según la organización Transparencia Internacional, México ocupa el lugar 106 en su Índice de Percepción de la Corrupción que evalúa a 177 países, es decir, que México está muy mal, pero, ¿qué tiene que ver la práctica de la transparencia gubernamental con el cuidado del medio ambiente?

Tengo una experiencia que contarles. Resulta que mucha información respecto al medio ambiente parece reservada. Le contestan a uno a cuentagotas, nunca con detalle. 

Por ejemplo, sobre información de carácter presupuestal es engorroso. Es difícil obtener información si uno quiere saber cuánto se asigna anualmente a una instancia de regulación de energía, o sobre otra de eficiencia energética; o si se quiere saber cuántas personas trabajaron en cualquiera de esas instancias; aún más difícil, es obtener la información si se quiere saber cuánto personal ha destinado cualquiera de dichas instancias para lograr sus objetivos, mucho menos, si se trata de los salarios o las tareas que estos han tenido que justifique los montos asignados. 

Puede ser que se trate de la poca experiencia que tiene el gobierno en informar a sus ciudadanos, puede ser que se crea que piensen que “ puede usarse en su contra”. Cualquiera sea la razón, la información no la proporcionan, o afirman que no existe o está “desaparecida”.

En consecuencia, hace difícil el análisis de la información para evaluación de políticas públicas y de sus mecanismos de regulación; o entorpece el análisis de la creación o diseño de otras políticas que mejoren las existentes; o hacer el análisis de nuevas vías para ayudar al cuidado del medio ambiente en su impacto sobre la calidad de vida de la población; finalmente, en el objetivo de obtener resultados favorables para el medio ambiente y el mundo.

No obstante, en épocas donde la digitalización de información y donde los trámites que normalmente eran muy engorrosos en papel,  ahora esos trámites son más fáciles hacerlos por internet, aúnque existen faltantes u omisiones en la información que supuestamente debiera ser pública.

Aun así, mucha gente no se da cuenta de la inexistencia de esta información, porque en realidad no son temas que todo mundo quiera andar buscando e investigando. 

El caso propio se remite a que como maestrante en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO- México), mi tesis tiene que ver con el análisis de información que data desde 1989 en materia de la política pública de la eficiencia energética en México, y en este sentido, incontables veces, me he topado con pared a la hora de recabar información.

Y es que en esta búsqueda, encontré tres grandes problemas. El primero, la información obtenida por diferentes vías pero de la misma instancia no coinciden; el segundo, hay años en donde la información “desapareció” y no hay rastro de ella; y finalmente, el tercero, en el que tienes que saber qué palabras y cómo pedir los datos para poder obtener alguna información. 

El primer tema es complicado a la hora de querer hacer un análisis de “x” o “y” instancia, porque aunque la información la proporciona la misma instancia pero es obtenida por diferentes vías, las cifras no corresponden y difieren, en algunos casos significativamente. Entonces, ¿a qué información hacerle caso? ¿Bajo qué criterios podemos discriminar una información de otra si es de la misma procedencia?

En el segundo tema, hay otra instancia que estoy analizando, pero casualmente, la información de 2000 a 2012 no hay información en internet, los informes de actividades públicas están ”desaparecidos”. Cabe recordar que en este periodo el Gobierno Federal estaba encabezado por gobiernos panistas, y la actual administración es del PRI, entonces funcionaba como partido de oposición.

El tercer punto, tiene que ver con el momento de pedir la información, pues generalmente son muy quisquillosos para interpretar lo que se pide, y si ellos consideran que su área no lo tiene, no dan nada y hacen “cansada” la entrega de los datos. 

Entonces, más allá del tema en específico de energía, si en todas las instancias federales la situación es similar, ¿cómo se puede lograr evaluar las políticas públicas, sus resultados, impacto, y demás, si no hay información? ¿Será que se trata más de una “venganza” por el cambio de administración y la falta de continuidad en los gobiernos de México?

Valdría la pena que no sólo investigadores, estudiantes o periodistas sean quienes se cuestionen esto, sino que los mismos políticos- y más en tiempos electorales- deban preocuparse por garantizar la transparencia y acceso a la información para que sea un verdadero ejercicio democrático y se puedan evaluar todos sus mecanismos. No sólo porque ello pueda hacer decir a cualquiera que el Gobierno está  mal o trabaja mal, sino para saber si los ciudadanos están recibiendo la información necesaria para poder generar una cultura de cuidado del  medio ambiente, movilidad, aprovechamiento de residuos, energías limpias y muchos más temas que harían a México un mejor país.

 

--

Itzel de Alba es periodista egresada de la Universidad Carlos Septién García, con una especialidad en Política y Gestión Energética y Medioambiental por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Asimismo, es maestrante en la misma Facultad. Ha sido funcionaria en el gobierno federal y en el de la CDMX. Colaboró en el portal de Los Chavos son los Chavos, y en el periódico El Punto Crítico. Ahora es jefa de información en MX Político. Twitter: @pixdealba

 

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

 

izas

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto