En octubre sabremos si sirve el Paquete Económico 2020 / En opinión de Enrique Campos Juárez

Para estas alturas de septiembre ya empezamos a conocer algunos datos del comportamiento económico de este tercer trimestre.

La primera lectura del desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) de este lapso julio-septiembre la tendremos el miércoles 30 de octubre. Mientras tanto, podemos agregar al rompecabezas algunos datos que ayuden a adelantar un resultado.

El comportamiento económico de este trimestre tendrá un uso político garantizado. Si logra sobreponerse al cero crecimiento de los dos trimestres anteriores, es muy sencillo anticipar una fiesta en Palacio Nacional en la que habrá críticas para los adversarios y los analistas de mala fe que no confían en la 4T, así se trate de un raquítico crecimiento de 1 por ciento.

Pero si, por el contrario, el dato económico trimestral se mantiene rondando el cero, o incluso resultara ser negativo, el festín será precisamente de los opositores a este gobierno.

Pero, más allá de ese show político garantizado, el comportamiento del PIB de este trimestre servirá para saber si realmente se puede cumplir con el Paquete Económico del 2020. Hay que recordar que su principal variable es un cálculo de crecimiento del PIB de 2% el próximo año.

Claro que tiene que ver el resultado de este año con lo que se pueda conseguir en materia de crecimiento durante el siguiente. Si bien hay factores estacionales que marcan cada época del año, la dinámica económica tiene una continuidad independiente del año calendario.

De acuerdo con los nuevos cálculos de la Secretaría de Hacienda, este año el PIB crecería en un rango entre 0.6 y 1.2 por ciento. Esto implica que el gobierno federal espera el milagro de un crecimiento durante la segunda mitad del año de al menos 1.6 por ciento.

Los primeros acercamientos que tenemos a los datos económicos de este trimestre nos muestran que, por ejemplo, en materia de consumo, que es un pilar de la economía mexicana, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales dio a conocer que tuvo el peor mes de julio de los últimos cuatro años, pero un rebote en agosto de 8.8 por ciento.

No es todo el comercio, son cifras alteradas por la estacionalidad y no son un indicador contundente para hablar de alguna recuperación durante el mes pasado. Porque si le preguntan a los vendedores de autos nuevos, ellos tuvieron su peor agosto en los últimos 10 años. En fin, faltan datos.

Al mismo tiempo conocimos los datos de la actividad industrial al cierre de julio pasado y aquí sí no hay margen para ningún vaso medio lleno. El sector industrial está en recesión y lleva 10 meses seguidos de baja. Este adelanto estadístico no apunta a la recuperación que necesita ver la Secretaría de Hacienda para cumplir su meta de crecimiento para el resto del 2019.

No ha sido una temporada de lluvias abundante y me dicen los que saben del sector agropecuario que esto puede influir negativamente en los datos de producción del campo, en un país que depende del temporal.

Así que, en poco más de un mes y medio, sabremos si la 4T debe empezar a ajustar el Paquete Económico del 2020 que para ese momento no estará ni siquiera aprobado por el Congreso.

 

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto