Estereotipos y cultura machista impiden que México tenga presidenta

Aunque en México existen mujeres preparadas para ser presidentas el sistema para ser la abanderada de un partido continúa siendo machista

Por Vanessa Solis 

Ciudad de México.- Tras 63 años de que las mexicanas finalmente pudieran ejercer su derecho a votar por primera vez en el país, no se ha logrado que México sea representado por una mujer, han obtenido puestos a nivel local y estatal como alcaldías y gubernaturas, pero la gran deuda pendiente es ocupar el máximo cargo de elección popular, la Presidencia. 

Pero ¿por qué esto no ha sucedido? 

De acuerdo con un artículo publicado por Reporte Índigo, uno de los principales obstáculos que enfrentan las mujeres en México es el machismo: la idea de que sólo deben de permanecer en el ámbito del hogar, en la crianza de los hijos o que no son aptas para desempeñar cargos de autoridad.

La cultura del machismo en México y los prejuicios que se han ido formando en relación al papel que los hombres y las mujeres deben jugar socialmente han restringido durante décadas los derechos políticos de las personas del sexo femenino

Mientras que a los hombres se les dice que deben estar en el ámbito público y ser los proveedores de la familia; factores que socialmente han restringido los derechos de las mujeres. Poco a poco esto se ha ido acabando gracias a las medidas implementadas para reflejar la igualdad en todas las formas posibles”, explicó a dicho medio Mónica Maccise, directora de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del INE.

Precisamente por esas concepciones que se tienen, las mujeres se encuentran con barreras estructurales a la hora de aspirar a un cargo público y suelen sufrir violencia política con elementos de género al restringírseles sus derechos políticos basados en estereotipos

Esto pese a que el 52% de las personas que habitan nuestro país son mujeres y casi el 52% de la lista nominal de las personas que votan también lo son, además de que están en todos los ámbitos de participación en la política, generan empleos y constituyen el desarrollo social del país, dice la funcionaria del INE.

Lenta democracia en México 

A diferencia de México, países en América Latina como Argentina, Brasil, Chile y Costa Rica sí han tenido presidentas. En total, 10 mujeres han gobernado su país en las últimas cuatro décadas aunque sea por unos cuantos días.

La ausencia de una presidenta mexicana en buena parte se debe al lento desarrollo democrático del país, mientras que en otras regiones de Latinoamérica, este fenómeno se dio de forma más acelerada debido a las dictaduras que vivieron

Sofía Salgado Remigio, profesora de la FES Acatlán de la UNAM, explica que una de las razones son las movilizaciones sociales y dictaduras que han enfrentado en América Latina, lo que les ha hecho llegar más rápido a la democracia.

“Eso obligó a la sociedad incluso a tener una cultura del cambio y a tener la necesidad de desarrollarse y de crecer, no solamente con una cultura del hombre, machista, sino también con una cultura de la complementación, y esto es muy importante en términos de las mujeres y de su participación”, señala la catedrática.

Salgado Remigio explica que mientras en México se dio la alternancia en el 2000, esos países de América Latina lo hicieron en los años 80 y 90 y eso tiene que ver con una cuestión histórica relacionada con las dictaduras.

En México existen las estructuras jurídicas para que una mujer sea candidata a la presidencia, sin embargo la cuestión económica y social implican un gran reto.

Una de las razones es que aunque en México existen mujeres preparadas para ser presidentas el sistema para ser la abanderada de un partido es machista y más si es de derecha, dijo a Reporte Índigo la escritora y periodista Sabina Berman.

En México existen mujeres preparadas para ser presidentas y el sistema jurídico también lo permite, sin embargo, todavía hay mucho machismo al interior de las instituciones políticas lo que se convierte en una traba para que ellas puedan acceder al poder

Hasta que una mujer sea presidenta se podría hablar de verdadera democracia, señala la escritora Sabina Berman

vsv

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto