En estudio, nueva central nucleoeléctrica

Redacción MX Político.- Aunque aún no resuelven los problemas que padece Laguna Verde, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) proyecta ya la construcción de otra nucleoeléctrica.

Para ello, el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica (EPRI), con sede en California, realiza un estudio de factibilidad de la obra, que entregará a inicios de 2021 a petición de la CFE y la Secretaría de Energía (Sener), según documentos consultados por el reportero de apro.

En una reunión sobre transferencia tecnológica –el pasado 16 de octubre, con funcionarios de la subsidiaria Generación, de CFE, y de la Gerencia de Centrales Nucleoeléctricas–, Adam Diamant, ejecutivo técnico, y Neil Kern, líder técnico senior de EPRI, presentaron las variables para erigir la generadora, que se sumaría a Central Nuclear de Laguna Verde (CNLV).

Los documentos revisados indican que EPRI elaborará un estudio técnico-económico de una nueva planta nuclear, en una locación por definir. El plan prevé estimar costos para una instalación de tercera generación, para la cual la institución recomienda el análisis del reactor de módulo pequeño (SMR) de la empresa estadunidense NuScale Power, cuya validación está en manos de la Comisión Regulatoria Nuclear de Estados Unidos.

Ese examen permitirá obtener datos de costos para el inicio de la planificación y comparación con otras tecnologías. “La nuclear proporciona energía sostenible, independiente y confiable”, arguye EPRI, que cuenta con un Programa Avanzado de Tecnología Nuclear.

NOTAS RELACIONADAS

Aseguran que Laguna Verde no tiene problemas técnicos, estructurales, ni fugas radioactivas

Laguna Verde, el desastre nuclear anunciado para la 4T

Laguna Verde, una bomba de tiempo envuelta en mentiras

Nahle y Bartlett examinan seguridad de la Central Nucleoeléctrica Laguna Verde

La organización señala que una planta atómica en operación puede ser la base para desarrollar un reactor de tecnología avanzada a menor costo.

“Las perspectivas y el papel futuros de la generación nuclear –indica EPRI– varían ampliamente según el país y dependen en gran medida de los factores de mercado, políticas y reguladores. La energía nuclear puede soportar la demanda continua de electricidad a nivel mundial y aumentar la presión sobre las fuentes de generación de bajas emisiones”, como las renovables.

En esa línea, la adición de nucleoenergía podría minimizar la dependencia mexicana del gas natural y diversificar la cartera energética del país, según EPRI.

El argumento gubernamental a favor de la nucleoelectricidad gira en torno a las cuantiosas importaciones de gas natural de Estados Unidos y su poca inclinación hacia las alternativas renovables. Petróleos Mexicanos y sus socios produjeron hasta septiembre pasado un promedio diario de 4 mil 857 millones de pies cúbicos de gas, más que los 4 mil 847 millones extraídos en 2018. Mientras, el país importó casi mil 13 millones, principalmente de Estados Unidos, por debajo de los mil 316 millones comprados en 2018.

Los documentos de EPRI destacan que la nucleoenergía puede ayudar a alcanzar metas como reducciones de dióxido de carbono, el gas generado por las actividades humanas que ha ocasionado la crisis climática; independencia energética y generación de bajo costo –estos dos últimos, pilares de la visión estratégica del gobierno mexicano–, pero no mencionan la huella ambiental de la minería del uranio ni la generación y acumulación de residuos radiactivos.

La organización, fundada por la industria eléctrica y a la cual pertenecen empresas como CFE, las estadunidenses Dominion, Duke Energy, Entergy, Southern California Edison y la sudafricana Eskom, prevé que la matriz energética mexicana se vuelva más diversa, con menor contenido de carbono, y para 2040 la generación nuclear aumente ligeramente.

 

jvg

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto