Pierde México hasta 429 mdd al año por discriminación LGBT; candidatos ignoran el tema

En el marco del Día Internacional de la lucha contra la Homofobia y la Transfobia, Ophelia Pastrana nos dice por qué los candidatos presidenciales ignoran el tema y qué podemos hacer todos

Redacción: Miguel Ángel Lozano

Ciudad de México.-  Han pasado dos años ya desde que el presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, presentó una serie de iniciativas a favor de la comunidad LGBTTTI (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Transexual, Travesti e Intersexual).

Se le pueden recriminar muchas cosas, pero no el entrarle al tema LGBT, porque ningún presidente de México en la historia había convocado a activistas de la comunidad gay, políticos, académicos y empresarios que apoyaron la iniciativa, sin embargo, esto le valió una rotundo rechazo de la sociedad más conservadora de México, como lo es el Frente Nacional por la Familia, una asociación conformada por religiosos y sociedad en general que rechazan las iniciativas de esta índole.

Desde ese 17 de mayo de 2016, hubo dimes y diretes, por muchas cuestiones pues entre las principales iniciativas se encontraban, el matrimonio igualitario, igualdad de condiciones para adopción, garantías en identidad de género y divorcio sin expresión de causa. 

Sin embargo, de todas estas iniciativas, las únicas que fueron resueltas en la SCJN fueron el matrimonio igualitario en 2017, en el que se exhorta a todas las entidades a discutirlo; y la adopción de parejas homoparentales, aunque esta última solo en casos  aislados.

Esto les sirvió de experiencia a todos los políticos para no volver a quererse meter al tema, pues si no es por la Cámara de Diputados que salió a rescatar la “popularidad” de  Peña Nieto al detener las iniciativas “hasta nuevo aviso”, las asociaciones en “pro de la familia” hubieran hecho hasta lo imposible para pararlas.

Y es que en México, con una fachada de “respetuoso” de los derechos de la comunidad LGBT, la verdad, tiene las entrañas llenas de personas que no apoyan esta forma de vida diversa.

Pero, ¡oh! Sorpresa, es 2018, en esta ocasión tenemos un detonante, y variante, las elecciones presidenciales, que dicho sea de paso son las más grandes de la historia al elegir miles de puestos públicos de elección popular.

Y aunque tenemos una sociedad “tolerante”, hemos visto videos virales en los que los candidatos no le quieren entrar al tema, como Margarita Zavala, que aunque renunció a la candidatura esta semana, durante su recolecta de apoyos fue increpada por una pareja lesbiana para cuestionarle su postura, a lo que no supo responder, haciendo evidente su poca tolerancia.

O como un candidato de Lagos de Moreno, Jalisco, que cuando se le preguntó por sus propuestas para la comunidad LGBT, lo que ofreció fueron maquinarias, haciendo evidente su poca información en cuanto al tema y a la inclusión en la agenda pública.

Y no es de extrañarse puesto que en México no se tiene un censo de personas de la comunidad LGBTTTI, porque a nadie le ha preocupado cuántas personas son parte de ella.

Pero para Ophelia Pastrana, activista LGBTTTTI, física, economista, docente, youtuber y comediante, todo esto tiene una lógica puesto que nadie (que no quiera) va a salir a decir, “sí soy gay y me trasvisto”, porque no es sencillo.

Se estima que en México, hay una población LGBT de alrededor del 10% respecto a la población general, pero no hay dato duro que lo confirme, precisamente porque no hay un censo, entonces, partiendo de ese punto, cómo un candidato le va a hablar a una población de alrededor de millón y medio de personas y que no se sabe si va a votar o no.

Pastrana cree que hoy en día los candidatos van enfocados al “voto duro”, porque está comprobado que ellos sí votan, y no pueden arriesgar a dirigirse a otro público que no se sabe si va a votar o no.

En entrevista con MX Político, Ophelia nos contó que aunque probablemente los millennials (generación más tolerante con la comunidad gay) ya tengan edad para votar, no es un hecho que vaya a ocurrir así.

“Pensamos que probablemente sea temprano para que la generación millennial salga a votar en estas elecciones, pero pueden dar la sorpresa pues conforman la mitad del padrón electoral (la gente registrada para votar) pero también pensamos que puede no ocurrir.”

Según la activista para las próximas elecciones (2024), los candidatos ya deberían tener una agenda “gay”, pues para entonces, la generación millennial seguro sale a votar aunado a que el voto duro “ya va de salida”, es decir, la mayoría de las personas que son parte de las estadísticas del voto duro, ya están saliendo de los 60 años.

Por otro lado, los candidatos no respetan los derechos humanos de la sociedad en general al no incluir en sus propuestas de seguridad, pero pedir seguridad no significa que solo se pida para un segmento de la población sino para todos, y es que en este punto es necesario mencionar que para la comunidad LGBT sigue siendo difícil pues las estadísticas marcan que México es el segundo país a nivel mundial con más muertes por crímenes de odio por orientación sexual, identidad de género o preferencias sexuales.

De esta forma los derechos sociales y laborales se ven afectados, y ya ni hablar de las pérdidas económicas que esto conlleva, es decir, la discriminación laboral, social y escolar de las personas LGBT genera pérdidas millonarias anuales, sí, aunque no lo creas se tienen datos de las pérdidas que se generan por esta situación.

Un estudio llamado “Out Now Global LGBT 2030 Study” en su apartado llamado, “LGBT Diversity: Show Me The Business Case” estima que en México se generan pérdidas por 429 millones de dólares anuales, solo por despedir personal LGBT.

Evidentemente no se cuenta a las personas que dejan de ir a la preparatoria o a la universidad por sufrir discriminación, este mismo reporte señala que en México la discriminación a hombres en sus lugares de trabajo provocan deficiencia en el trabajo o hasta renuncias, y ya ni hablar de las mujeres, ellas reciben más discriminación no solo por ser LGBT, sino por ser mujer.

Solo comparado con Brasil, México es el que menos pierde de entre los países estudiados, pero es que no todo el mundo denuncia los abusos y los actos de discriminación por parte de sus superiores por muchos motivos, entre los que se encuentran el miedo a represalias o a ser lastimados físicamente.

Sobre este tema, Ophelia Pastrana dijo a MX Político que los presidenciales deberían ser más inclusivos en sus propuestas y en la protección no solo en la seguridad a la comunidad, sino en el área laboral, es decir, que garanticen el correcto desarrollo de las personas, profesionalmente hablando, pues no solo ayuda a la sociedad, sino a la economía del país.

“Los candidatos deberían de aceptar la existencia de las personas LGBT, hasta Donald Trump sostuvo una bandera LGBT y pensar que ningún candidato acá ha querido decir, ‘ustedes también son mexicanos… (sic), lo único que les pediría a los candidatos es que acepten que hay una gran comunidad LGBT”, sostuvo la activista.

Sobre los crímenes de odio, para Ophelia Pastrana hay dos cosas importantes para evitarlos, esto es, la educación y la implementación de políticas públicas, es decir, la ilegalización de “terapias de reversión” (que se usan para “volver” heterosexuales a personas LGBT) y que según comenta, aumenta los suicidios en más del 70 por ciento.

El segundo de los temas es la educación, y esto le lleva a hablar de las personas LGBT con VIH positivo que son discriminadas o que no son tomadas en cuenta, entonces, para contrarrestar, la “normalización” del tema en escuelas y en instancias públicas además de entrarle al tema desde la política, ayudaría de sobremanera a la baja en la tasa de crímenes de odio en el país.

Pero, ¿cómo podemos erradicar todo esto?, le preguntamos a Ophelia que si la educación desde temprana edad es básico para construir una sociedad libre de prejuicios, y lo que comentó fue que sí, no solo se contrarrestan las situaciones sociales como bullying sino también situaciones de seguridad y de salubridad.

“Si enseñan desde niños los LGBT, tendríamos una cantidad de problemas solucionados, desde lo salubre hasta lo social, y eso simplemente no sucede ahorita”, afirmó la también comediante.

Sin embargo, mencionó que muchas personas conservadoras piden que también se enseñen clases teológicas, a lo que ella responde que sí, siempre y cuando no se deje de enseñar el respeto a la diversidad no solo sexual, sino sociocultural y de género, pues considera que las mujeres son muy poco vistas y valoradas por lo que hacen.

Por último, Ophelia considera que en la historia mexicana también hay mucho LGBT de los que se puede aprender, incluso menciona que en la Revolución Mexicana existe un hombre “trans” y que a un lado del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, hay un monumento LGBT, y es el único del país.

Definitivamente la comunidad LGBTTTI es un tema al que hay que entrarle, porque como no solo afecta socialmente, sino cultural y hasta económicamente, aunque a los políticos todavía les da miedo.

FOTOS: CUARTOSCURO.COM

mals

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto