Con escape del hijo del “Chapo”, México sufre una derrota impresionante

Redacción MX Político.- Escapar, al parecer, es un rasgo compartido en la familia Guzmán.

Y eso es vergonzoso para el gobierno de México.

Joaquín Guzmán Loera, el narcotraficante conocido como El Chapo, escapó del gobierno en numerosas ocasiones: por túneles, detrás de armarios, debajo de bañeras y a través de empinadas quebradas en las remotas montañas de Sinaloa. Incluso logró escapar de la prisión, dos veces.

El último miembro de la familia que escapó de la detención, el hijo de El Chapo, Ovidio Guzmán López, logró su propia hazaña para humillación del gobierno esta semana, cuando sus secuaces obligaron a una patrulla de al menos 30 elementos de las fuerzas armadas a liberarlo después de capturarlo, según publicó Azam Ahmed en The New York Times y reportó apro.

La sorprendente rendición de unas fuerzas mexicanas muy superadas, tomadas como rehenes por forajidos y obligados a soltar a un sospechoso prominente bajo su custodia, comenzó con un asedio a la ciudad de Culiacán el jueves por miembros del Cártel de Sinaloa, una vez encabezado por El Chapo.

Videos de feroces tiroteos en la calle, hombres armados bloqueando carreteras, residentes huyendo a lugares seguros y nubes de humo negro saliendo de vehículos en llamas inundaron las redes sociales.

Según los informes, después de la captura del joven Guzmán, su cártel organizó un asalto feroz para obtener su libertad y evitar su extradición a Estados Unidos.

Pero el gobierno permaneció en silencio, pidiendo a los ciudadanos que permanecieran en el interior y evitaran estar en la calle durante la mayor parte del día.

Más tarde, aclaró, al menos en parte, diciendo que una patrulla había tropezado con Guzmán, pero había suspendido la operación cuando los combatientes enemigos la superaron en número y en armas.

Entonces se supo la verdad, soltada por los medios locales. La patrulla era en realidad una operación planeada para capturar a Guzmán y extraditarlo a Estados Unidos, reconoció el gobierno el viernes.

Las fuerzas armadas lograron detenerlo, pero se vieron obligados a dejarlo ir después de que ocho de sus miembros fueran tomados por la fuerza y ​​retenidos como rehenes, dijo el gobierno.

Rodeados de enemigos, sin un plan claro de respaldo en tierra o en aire, y sin una estrategia clara de salida, los soldados cedieron y devolvieron a Guzmán.

 

jvg

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto