Crean app en Zaachila para conocer tu nombre en zapoteco

Sucedio en Oaxaca
 
El pasado 4 de enero se cumplieron 55 años del inicio de los trabajos de exploración de “El Cerrito” en este municipio zapoteca, hecho que desembocaría en el descubrimiento de dos tumbas en la actual zona arqueológica de Zaachila por parte del explorador Roberto Gallegos Ruiz y su equipo de investigadores.
 
Inspirado en este hecho histórico, Lázaro Aguileo Antonio Félix, asesor educativo de la Zona Arqueológica de Zaachila del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha desarrollado la aplicación “Descubre tu nombre en zapoteco” para que las y los visitantes profundicen en la cultura prehispánica.
 
La aplicación que se encuentra disponible únicamente en la Zona Arqueológica, permite a los visitantes conocer su nombre, la deidad a la que se les asociaría, así como una posible traducción de su nombre tanto en zapoteco como en mixteco, y adicionalmente una breve descripción sobre las características, virtudes y defectos de su nombre, en viva voz de su creador. Cabe destacar que antiguamente los zapotecos y otras culturas, obtenían su nombre conforme a su día de nacimiento.
 
“La idea de la app la vengo recopilando desde que entré a trabajar en Zaachila. Hace siete años sabía muy poco, casi nada del lugar, entonces me di a la tarea de estudiar y curiosamente una de las cosas que más me interesaba era saber cuál hubiera sido mi nombre, si hubiera vivido en aquella época”, señala el licenciado en Informática con maestría en Educación y creador de la aplicación.
 
Ante esta duda, Antonio Félix se dio a la tarea de buscar bibliografía sobre los calendarios prehispánicos, un día se encontró con las interpretaciones y correlaciones que el investigador Rafael Tena presenta en el número 40 de la revista “Arqueología Mexicana”.
 
Basándose en los planteamientos que Tena hacía en el año 2000 de acuerdo con el calendario mixteco, Antonio Félix desarrolló el algoritmo para que al teclear una fecha de nacimiento y un Enter en la computadora se genere un nombre prehispánico.
 
La app se ha convertido en un éxito con los grupos escolares. “Los niños cuando llegan a la sala fotográfica generalmente se ven un poco aburridos, entonces hacemos la dinámica de sacarles su nombre. Al llevar a cabo esta actividad, cambian radicalmente su actitud y como niños, algunos nombres les causan mucha gracia como zopilote o lagartija”, explica.
 
El interés de Lázaro por seguir aprendiendo lo ha llevado a replantearse mejoras para su aplicación tal como agregar una traducción al náhuatl. “Lo que pasa es que algunos de nuestros visitantes son de lugares como la Ciudad de México y del altiplano central, donde están más relacionados con esta lengua”, comenta.
 
El trabajador de la Zona Arqueológica de Zaachila, se muestra contento con los logros de aplicación y continúa esforzándose para difundir esta herramienta y mostrar la profunda belleza de las civilizaciones antiguas.