Sin opacidad, Administración; cumple transparencia al 100% / En la opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

Por: Alfredo Martínez de Aguilar


* Hoy en día, la calidad democrática se mide por la transparencia y rendición de cuentas a los ciudadanos, se respeta la ley y hay elecciones. Mayor libertad e igualdad para los ciudadanos y, sobre todo, mayor satisfacción ciudadana que da legitimidad de origen y de ejercicio al gobierno.

* Representa un invaluable acierto que la Secretaría de Administración cumpla al cien por ciento sus obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, lo que genera credibilidad y confianza en esa dependencia, dos valores intangibles difíciles de alcanzar gubernamentalmente.

El dos veces primer ministro del Reino Unido Winston Churchill tenía razón: la democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás que se han inventado. Sin embargo, alcanzar la democracia a plenitud, sigue siendo una quimera en el mundo globalizado.

Lograr esta ambiciosa meta humana requiere satisfacer requisitos muy exigentes: contar con  pueblos nutridos alimentariamente, educados integralmente con principios y valores universales, plenamente informados y conscientes, con cultura de la legalidad y, sobre todo participativos.

A finales del siglo XX la teoría democrática no incluía estudios sobre la satisfacción que los ciudadanos tienen con respecto a los resultados que ofrece la democracia, hasta que el politólogo italiano Leonardo Morlino acuñó el concepto de "calidad de la democracia". 

Hoy en día, la calidad democrática se mide por la transparencia y rendición de cuentas a los ciudadanos, se respeta la ley y hay elecciones. Mayor libertad e igualdad para los ciudadanos y, sobre todo, mayor satisfacción ciudadana que da legitimidad de origen y de ejercicio al gobierno.

Así, pues, la decimonónica democracia representativa ha sido enormemente enriquecida por la democracia participativa y ésta ha sido rebasada por la democracia deliberativa, nada fácil de conseguir todavía plenamente en México y en Oaxaca al prevalecer actitudes cavernarias.

Sin embargo, es innegable que la calidad de la democracia ha contribuido a enriquecer poco a poco de manera firme y decisiva la transparencia y la rendición de cuentas, que busca hacer realidad el pleno respeto al derecho a la información.

La trascendencia del impacto social y político de ambos componentes en materia de gobernanza y gobernabilidad, nuevamente se ha visto enriquecido con la doctrina política del Gobierno Abierto en el que la ciudadanía colabora en la creación y mejora de servicios públicos y el robustecimiento de la transparencia y la rendición de cuentas.

El concepto surgió a finales de 1970 en Inglaterra, la denostada pérfida Albión. Y se fortaleció políticamente, a partir de la adopción de la filosofía del movimiento del software libre a los principios de la democracia.

El objetivo principal era reclamar la apertura del gobierno y la participación ciudadana frente a la opacidad y secretismo con el que hasta entonces actuaban los gobiernos en el mundo.

Acceso libre a la información, protección de datos y al conocimiento de las actividades previstas que el Gobierno realizará o está realizando, permite el fortalecimiento de la opinión ciudadana.

Gobierno Abierto, Innovación y Modernización, son actualmente un trinomio indiscutiblemente indisoluble porque son fundamentales para el desarrollo del sector público en esta nueva era.

Es innegable que estas acciones políticas son muy importantes para poder mantener fuerte la democracia de un país, además de alinear las políticas públicas de gobierno y las necesidades de la ciudadanía de manera ordenada y positiva.

De ahí que destaquemos el acierto que representa que la Secretaría de Administración cumpla al cien por ciento sus obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, lo que genera credibilidad y confianza, dos valores intangibles difíciles de alcanzar gubernamentalmente.

La Secretaría de Administración acreditó al 100% el cumplimiento de sus obligaciones en materia de transparencia y rendición de cuentas, de acuerdo a los resultados obtenidos en la segunda Verificación Virtual 2018 del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (IAIP).

El IAIP informó que durante el periodo de revisión que comprende de julio a diciembre del 2018, la dependencia estatal acreditó todos los lineamientos establecidos en el Índice Global de Cumplimiento en los Portales de Transparencia (IGCPT), aprobados por el Consejo General del Órgano Garante. 

En un Acuerdo de Cumplimiento emitido por el órgano autónomo, la Secretaría de Administración obtuvo dicha calificación, luego de satisfacer los criterios en transparencia y rendición de cuentas en el portal web institucional y en la Plataforma  Nacional de Transparencia (PNT).

La dependencia estatal, como sujeto obligado se encuentra a la vanguardia en la aplicación de la metodología y lineamientos de transparencia apegados al capítulo VI del título quinto de la Ley General y 38 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Oaxaca. 

En atención a los objetivos planteados por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, la Secretaría de Administración fortalece las acciones en materia de rendición de cuentas y transparencia, mejorando los procesos  de accesibilidad y la actualización de la información pública para dar respuesta a las demandas de la población.

La transparencia política es una cualidad de la actividad pública que consiste en la apertura del sector público a la divulgación de información acerca de su gestión. Una de las características de un Estado democrático es la obligación de todos los poderes públicos de dar cuenta a la ciudadanía de todos sus actos, especialmente del origen y el destino de los recursos públicos, y así prevenir, detectar y sancionar los casos de incompetencia y de corrupción política.

En administración pública y ciencia política, rendición de cuentas se refiere al proceso en el que los ciudadanos vigilan y evalúan el actuar responsable de los servidores públicos por medio de mecanismos como la transparencia y la fiscalización. 

Para evitar el abuso de poder, supone la posibilidad de castigar resultados no deseados a través de órganos o tribunales especializados del gobierno, el voto de la ciudadanía y la opinión pública. Actualmente es considerado un mecanismo necesario para el funcionamiento de la democracia y el combate a la corrupción.

La rendición de cuentas forma parte tanto de la teoría democrática como de la vinculada con la reforma gubernamental, y lo público porque pretende la inclusión de los ciudadanos, la vigilancia de los gobiernos, mayor eficiencia presupuestal y la consolidación de un buen Estado.


Detrás de la Noticia
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto