¡Urgen, Gobernador las supercarreteras! / En la opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

Navidad, es renacer. ¡Gracias por su amistad! ¡Felicidades!

A lo largo de la vida es sumamente importante hacer altos en el camino. Especialmente debe serlo para los adultos y más todavía para los adultos mayores. Indispensable es hacer balances parciales.

Necesario es volver la mirada atrás sin quedarnos anclados en el pasado para no convertirnos en estatuas de sal. El pasado ya se fue y jamás volverá. Y éste no siempre fue mejor que el presente. 

Sabiamente los seres humanos decidieron hacer cortes en el tiempo y el espacio. La sabiduría milenaria de nuestros viejos abuelos les llamó ciclos y eras. Tras la muerte del Sol surgía el Fuego Nuevo.

Inspirado en la genialidad de griegos y romanos, el hombre apoyado en el avance de la ciencia decidió dividir el tiempo en días, meses y años. Los segundos, minutos y horas suman historias de vida.

El espíritu de la Navidad o Natividad de Jesús abre un impasse en el mundo. Es en mi opinión sinónimo de nacimiento o bien de renacimiento. Una nueva oportunidad de vida y crecimiento.

La vida, a nuestro juicio, nace y muere a cada instante. Pero, afortunadamente, los seres humanos somos inmortales. Nadie muere del todo, salvo queperdamos la alegría de vivir y dejemos de reír.

Lo irónicamente contradictorio es que podemos morir sin realmente morir. En otras palabras podemos morir en vida. Y lo hacemos cuando perdemos la fe en Dios, en uno mismo y en los demás.

Vivimos muertos al perder la esperanza de un mundo mejor. Al dejar de tener motivos para buscar y luchar por la vida, la libertad y la dignidad. Cuando dejamos de luchar por la verdad y la justicia.

Éstos no son simples conceptos ni palabras vacías. Son principios y valores universales comunes a todos hombres de todos los pueblos en todos los tiempos. Son insumos indispensables en la vida.

Como parte de este renacimiento, la Navidad es ocasión más que propicia para agradecer a Dios, a la vida y todos nuestros familiares, amigos y lectores, por un año más de vida con plena salud y trabajo.

Con la dignidad de mis viejos abuelos zapoteco-mixtecos, la Navidad es motivo más que suficiente para pedir a todos, con humildad, disculpas y, si es necesario, perdón, por alguna injusta ofensa recibida.

Ruego a todos su generosa comprensión. Soy humano falible y limitado. No es justificación. Errar es de humanos. Obligado es rectificar. Nada personal anima mis críticas por más ácidas que éstas sean.

Estoy dispuesto, de manera consciente, a perder amigos de toda la vida, de hecho, así ha ocurrido, por defender mis convicciones, principios y valores: Respeto absoluto a la vida, la libertad y la dignidad humanas.

Reitero mi profesión de fe en México nuestra amada Patria y en los hermanos mexicanos todos. Creo en el nacionalismo bien entendido como identidad nacional, en el patriotismo, no en la patriotería.

Sin visos de mesianismo alguno encontré en el periodismo y el derecho, mi vocación y pasión de vida. Mi misión en la vida es ante todo el anuncio de la Buena Nueva y de la denuncia de las injusticias.

Para mí es discutible la democracia porque con los clásicos griegos, Aristóteles y Platón, aprendimos que ésta es una degradación y forma impura de la República y de las formas de gobierno conocidas. 

Deformación corrupta del gobierno, que garantiza la total impunidad y anarquía para enriquecerse a manos llenas, a través de la antidemocracia impuesta por la plutocracia, la partidocracia y la telecracia.

Falaz utilización de la igualdad y menos ante la ley, para hundir a la inmensa mayoría de pobres en la ignorancia y la miseria que, a su vez, provoca mayor ignorancia y miseria, en un círculo vicioso y perverso.

Creo en la persona humana al margen de las ideologías capitalista y socialista-comunista, así como de los Partidos de izquierda y derecha. Unos y otros explotan y utilizan al pueblo en nombre de la libertad. 

Creo y lucho por el humanismo comunitario. Encuentro solución a los problemas en el espíritu de la comunidad, de lo que nos es común en unidad, según la sabiduría milenaria de nuestras culturas madres.

Educarse en el espíritu de servicio y no de lucro, siendo productivo y autosuficiente alimentariamente, es el mayor freno a los excesos y abusos del resurgimiento del capitalismo salvaje en la globalización.

Pero también a las mentiras de los cantos de sirena del populismo mesiánico que promete a los pobres el Cielo en la Tierra, para utilizarles como 'carne de cañón' en la toma por asalto del poder presidencial. 

Nefasta, ciertamente, la explotación del imperialismo capitalista yanqui, pero es peor la esclavitud y miseria generada por el imperialismo socialista-comunista chino, norcoreano, cubano o venezolano. 
Creo en la educación integral fincada en el espíritu de amor y respeto a Dios, a sí mismo, a los demás y a la naturaleza. Admiro y respeto la sabiduría e inteligencia de la mujer, madre y maestra del hombre.

Creo en la solidaridad del trabajo comunitario del Tequio, y en la ofrenda de la Guelaguetza, instituciones comunalistas que hacen realidad el milagro de la multiplicación de los panes y de los peces.

La sabiduría milenaria de nuestras culturas indígenas enseña a los seres humanos del Tercer Milenio que no necesitamos dinero capitalista para satisfacer nuestras necesidades alimentarias indispensables.

Nuestros indígenas pueden adquirir lo que necesiten para subsistir, mediante el Trueque, instrumento de intermediación económico-financiera ancestral, que obliga a producir excedentes para intercambiar. ¡Feliz Navidad! Un abrazo fraterno para todos.

¡Urgen, Gobernador las supercarreteras!

Para rabia de sus malquerientes, adversarios y enemigos de su padre, José Murat, más que de él, a ningún otro gobernador oaxaqueño habían favorecido las circunstancias de manera tan envidiable como a Alejandro Murat.

Su amigo, el Presidente Enrique Peña Nieto promulgó ya recientemente el Decreto de Declaratoria de la Zona Económica Especial de Salina Cruz. Sin que sea la panacea, coadyuvará al crecimiento y desarrollo de Oaxaca.

Para cerrar el círculo virtuoso que deje atrás la ignorancia y miseria de los oaxaqueños, es indispensable concluir las súpercarreteras a la Costa y al Istmo. ¡Urgen, Gobernador! ¡Las carreteras son las arterias del progreso!

Nunca como ahora, Oaxaca, la Gran Señora del Sur, tiene la oportunidad de dar el gran salto histórico que ha anhelado por siglos para terminar con el ancestral rezago y marginación frente al centro y norte del país. 

Hecha excepción, desde luego, de Rodolfo Brena Torres. Los inversionistas alemanes ofertaron la instalación de la planta automotriz Volkswagen. Exigir por el ex gobernador un paquete accionario obligó su traslado a Puebla.

La armadora germana cambió para bien, definitivamente, el rostro del vecino estado. A su alrededor surgieron miles de pequeñas y medianas empresas que venden una serie de productos y servicios al gigante Volkswagen. 

Decisión entendible, jamás justificable, porque Rodolfo Brena Torres soñaba con ser presidente de México con el apoyo de su paisano oaxaqueño Gustavo Díaz Ordaz. Y para serlo necesitaba cuantiosos recursos económicos.

Su plataforma de despegue a la candidatura era el genial Plan Oaxaca, diseñado por expertos planificadores de la UNU, coordinados por el argentino Bruno Ferrari Bono, con apoyo del Presidente Adolfo López Mateos. 

"La amistad entre el mexiquense Adolfo López Mateos, el poblano Gustavo Díaz Ordaz y el oaxaqueño Rodolfo Brena Torres fue proverbial y reconocida en la esfera política mexicana de la mitad del siglo pasado". 

"Los compadres, les decían, desde que en el Senado de la República arrancaron su proyecto conjunto, según escribió en 2007 mi amigo-hermano Lepoldo Mendivil en su leída columna Confidencial del diario Crónica. 

"Ese proyecto generó su primera gran victoria con la candidatura y el triunfo de López Mateos en la elección presidencial de 1958, quien hizo a Díaz Ordaz su secretario de Gobernación para la segunda gran etapa, y a Brena Torres gobernador del estado de Oaxaca.., ¿para la tercera?" 

"Ésta ya no llegó, pero cuando Brena asumió el cargo y tuvo su primera audiencia presidencial escuchó la siguiente pregunta de su amigo: -¿Cómo te ayudo, compadre? -Con un estudio -respondió Brena- que descubra todo el potencial de Oaxaca, compadre, y que ponga las bases para su desarrollo. Y mientras se realiza, compadre, con un plan de obras y acciones sociales para mi gobierno… López Mateos cumplió el compromiso". 

"La elaboración del Plan Oaxaca, es un estudio integral de los recursos de la entidad, las recomendaciones para su aprovechamiento y los planes de inversión, que desarrolló un ejército de técnicos mexicanos y extranjeros, comisionados por la Organización de Naciones Unidas".

"La elaboración del Plan se llevó casi todo el sexenio de Brena Torres, quien lo entregó a sus gobernados en una ceremonia que aún recuerdan muchos oaxaqueños, y platican que los documentos, planos, mapas, estadísticas, proyecciones, propuestas, proyectos y maquetas para más de 130 desarrollos agropecuarios, mineros, turísticos, comerciales e industriales ocuparon varios salones del palacio de Gobierno, en la hermosa e histórica capital del estado". 

"Era, ya, Gustavo Díaz Ordaz el presidente de la República, y poco después arrancó el proceso electoral para el cambio de poderes en Oaxaca, que concluyó con la elección y protesta de Víctor Bravo Ahuja como nuevo gobernador. Pero el Plan Oaxaca, el proyecto de desarrollo más ambicioso y mejor elaborado en la historia del país para una de sus entidades federativas.., nunca arrancó". 

"Lo cierto es que todos aquellos documentos, planos, mapas, estadísticas, proyecciones, propuestas, proyectos y maquetas que un día conocieran los oaxaqueños, tuvieron un destino desconocido. Algunos, ciertamente, fueron apareciendo con el paso de los años, pero disfrazados como frutos de otras iniciativas oficiales y privadas. Pero el espíritu y la energía de aquel gran proyecto conjunto, integral, se perdieron tal vez para siempre, llevándose la oportunidad más elaborada y documentada para sacar a Oaxaca de su ancestral pobreza". Hasta aquí la cita de Polo Mendivil.

La soberbia, mezquindad y protagonismo del sucesor de don Rodolfo, Víctor Bravo Ahuja, al archivar el Plan Oaxaca impidió que su realización detonara el desarrollo de Oaxaca y catapultara la candidatura presidencial de Brena Torres.
Hoy, nuevamente, los astros se alinean a favor de otro gobernador oaxaqueño, Alejandro Murat. El presidente Peña le tiene gran estima, máxime después de su muestra de lealtad en el Istmo como hombre dispuesto a inmolarse por él.

El precandidato del Partido Revolucionario Institucional y próximo Presidente de la República, José Antonio Meade, también le guarda gran afecto y reconocimiento a su trabajo. 

Es posible que le invite su gabinete. Al tiempo.

Detrás de la Noticia

Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto