Inseguridad Pública al alza: @polram49

Menudo dilema es el que le toca enfrentar al Ayuntamiento de la ciudad de Oaxaca ante el creciente índice delictivo en la actualidad.

Y para ello, el presidente municipal de la capital del Estado, José Antonio Hernández Fraguas, ha anunciado la “implementación de un programa especial de vigilancia para contener a la delincuencia, reflejado en asaltos a transeúntes y recientemente la ejecución de dos personas en la Fuente de las 8 Regiones”.

El programa, según el edil de la ciudad, contempla la ampliación de la vigilancia de 8 a 13 sectores de la población, principalmente en puntos de alta concentración ciudadana y comercial, así como en aquellos en donde se ha elevado de manera significativa la delincuencia. Empero, en contraposición explica que le hace falta personal capacitado y que la infraestructura tecnológica está literalmente “para llorar”. Informa que sólo 6 de 9 cámaras que adquirió el municipio funcionan y que los recursos económicos son escasos, además de que la policía municipal no tiene un equipo de inteligencia y de  apoyo para investigar y perseguir el delito.

¿Cómo creer entonces en el éxito de un programa especial de vigilancia?

Habría de considerar también que en época de movimientos políticos en la ciudad (marchas y plantones, principalmente de la Sección 22) los manifestantes gozan de privilegios especiales en su acciones por considerarlas atentatorias a su libertad de manifestarse, por lo que la vigilancia en el primer cuadro de la capital del estado es casi nula.

Y si a eso le aunamos que puntos neurálgicos como la Central de Abastos, el Parque del Amor y municipios conurbados como Xoxocotlán, Santa Lucía del Camino, San Bartolo Coyotepec, San Agustín de las Juntas, Animas Trujano, son demarcaciones generadoras de giros negros y delincuencia, la ciudad de Oaxaca se encuentra cooptada por la delincuencia organizada.

De tal forma que cualquier programa tiende al fracaso, si este no es apoyado por el Gobierno Estatal, los sectores productivos, comerciales y empresariales, así como de la ciudadanía en general.

Ante ello, es menester involucrar a organizaciones empresariales, sindicales, transporte urbano, taxis, mototaxis y comunidad en general en actividades de previsión y vigilancia, de no hacerlo, cualquier programa estaría trunco y sin posibilidades de tener éxito ante el crecimiento delictivo. Esperar el apoyo del gobierno estatal en estos momentos, sería pensar que mañana va a “nevar en Oaxaca”.

Por tanto, es momento de que Hernández Fraguas convoque a toda la ciudadanía a participar en la solución de problemas que están fuera de las posibilidades del Ayuntamiento citadino, porque a la delincuencia hay que enfrentarla desde diferentes frentes para reducir sus índices crecientes y no sólo con programas de poca envergadura, que después evidencian la efectividad de la autoridad municipal…

 

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; martes 31 de enero/2017.

confusiopuga@hotmail.com  rampuga@prodigy.net.mx

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto