Murat, agobiado por el chantaje y la presión política…: @polram49

Pareciera que para gobernar Oaxaca no hay más alternativa que los añejos usos y costumbres políticas que han patentizado sagaces personajes, que entre todas sus habilidades y argucias, jamás han podido gobernar con la ley en la mano. Y cuando lo han intentado, son presa de “grillas” internas y externas para reubicarle en el modus operandi de la política nacional, en donde todo pasa y todo queda en el vacío del olvido y de la impunidad.
 
Alejandro Murat, nuestro gobernador, con buenas intenciones y movimientos en busca de encontrar una salida a la entidad, por momentos cae en los métodos perversos de la negociación política para dar gobernabilidad a un estado que necesita paz social para avanzar.
 
De ahí que personalmente se ha estado inmiscuyendo en las negociaciones y acuerdos con los máximos representantes del chantaje y la presión política (la Sección 22 de la CNTE y SNTE, por ejemplo), quienes ahora con un nuevo y recalcitrante líder magisterial intentan renovar su fortaleza política para seguir manteniendo su hegemonía sindical.
 
Pero no sólo son los maestros, ahí están los normalistas y el personal del IEEPO, que también cuentan; como olvidar a los sindicatos universitarios que ya empezaron a ejercer presión y a Antorcha Campesina que ya quiere su tajada; ahí pululan los líderes partidistas, reivindicadores sociales y hasta  diputados en busca de un municipio que controlar; están los añejos casos de los triquis y el MULT, así como el dilema de Los Chimalapas y el istmo de Tehuantepec, y como ellos, una gran gama de conflictos agrarios, políticos y hasta religiosos que hacen parar de cabeza a la Secretaría General de Gobierno (SEGEGO) y que minimizan la labor de gestoría que lleva a cabo Murat Hinojosa en áreas de desarrollo, salud y seguridad para finalmente caer en el círculo vicioso de la “negociación-movilización” que ha puesto de moda la infausta Sección 22 del magisterio oaxaqueño año con año para mantener su vigencia y latrocinio educativo.
 
¿Cuánto tiempo aguantará el joven Murat el agobio del chantaje y la presión política?
 
Y esto lo anticipo, porque la generalidad de gobernantes en Oaxaca ha decidido claudicar a la presión política para mantenerse en el poder y terminar un periodo con perspectivas de futuro.
 
¿Hará lo mismo Alejandro Murat para pasar como un gobernante más en el vilipendiado Estado de Oaxaca o logrará una historia distinta a la de sus predecesores?
 
Sólo él tiene la palabra…
 
 
 
Oaxaca de Juárez, Oaxaca; miércoles 25 de enero/2017.
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto