Virulencia social… / En la opinión de Pablo Ramírez Puga

Pablo Ramírez Puga.

Estamos viviendo, quizá, una de las etapas más difíciles de nuestra historia pudiendo superar a la época independentista y la revolución mexicana, en cuanto a estragos sociales.

En pleno inicio de lo que el presidente de México ha denominado como la Cuarta Transformación, los homicidios y la violencia van al alza, a tal grado que estamos viviendo 94 asesinatos por día desde el inicio del mandato de Andrés Manuel López Obrador, que ha fundamentado su solidez y aceptación social en todo México merced a jactarse de un combate intenso en contra de la corrupción.

Pero, ¿Qué es más intenso en estos momentos, el supuesto combate a la corrupción, la defensa de los corruptos o ese frenesí social que exige, que se manifiesta, que vocifera, que agrede y hasta sanciona por propia mano?

Estamos siendo testigos de la bonhomía del presidente AMLO ante ciertos casos de corrupción y de las acciones de "limpieza" que generan a otra clase de descontentos por ver afectados sus intereses, como sería el caso de las estancias infantiles o de inversiones canceladas, así como la disparidad de un equipo de trabajo que sólo está dispuesto a decir "sí" a todo lo que diga o se le ocurra al presidente, sin fundamentar ni analizar a conciencia su visión política.

Todo ello ante una sociedad expectante, cada vez más agresiva y arrebatada por ver un México diferente, más justo, en paz y con perspectivas de desarrollo.

Llevamos apenas 100 días de gobierno, aunque en realidad AMLO tomó las riendas del país desde el primero de julio del año pasado, o sea, ya lleva 8 meses y días teniendo el poder nacional, y en estos momentos son más las angustias, la agresividad social y el crecimiento de la inseguridad y la violencia, que hasta al propio presidente lo exasperan, viéndose redundante ante una sociedad que espera todavía más de él.  

"Ya chole de tanta grilla", vocifera López Obrador en sus entrevistas mañaneras y giras, enfatizando que la politiquería ya lo tiene "hasta el copete", cuando él ha auspiciado ese clima social virulento con sus bandazos políticos.

La virulencia social en el país, es manifiesta, y Oaxaca no se salva de ello. Tenemos inseguridad y violencia en el Istmo, la Cuenca y los Valles Centrales, principalmente, pero en realidad en las demás regiones del estado el caos social es evidente. La gente se nota indispuesta, agresiva, incluso las mujeres, que en su afán de justicia y seguridad arremeten en contra de la sociedad y hasta de los medios de comunicación, utilizando las mismas actitudes y técnicas de presión y violencia social que los normalistas, universitarios y toda esa escoria social incrustada en sindicatos y en organizaciones sociales dizque defensoras de los derechos humanos.

El virus ha infectado a todos y ello puede generar más inestabilidad y más violencia. El riesgo es plausible y está alcanzando todos los estratos sociales.

Es por ello que nuestros gobernantes tienen el reto y la obligación de saber el terreno tan pantanoso que están pisando y actuar en consecuencia, no generando más ilusiones o engaños, sino predicando con el ejemplo. Si vamos a ser austeros, que se note no sólo como pose. Si vamos a aplicar la ley, que la hagamos de tal forma que después algunos jueces no nos enmienden la plana, en fin, que cada uno asuma la responsabilidad que le toca, porque al paso que vamos, más que transformarnos, vamos a degenerar nuevamente a más de lo mismo…

EXTRACTOS POLÍTICOS:

.- TANTOS AÑOS DE MOVER EL ABANICO en el bajo mundo de las organizaciones sociales, le dan a Flavio Sosa Villavicencio la experiencia para desenvolverse con atingencia en los corredores de la política… De esa forma, es del dominio público que ya colocó a una de sus concubinas en la PROFECO y está buscando influir en la designación del ombudsman de Derechos Humanos en Oaxaca… Tiene 3 incondicionales en su chistera: Yéssica Sánchez, Rashy González y una visitadora de nombre Flor Lucero González … Rashy ya se deslindó de la terna y le quedan dos mujeres, que están dentro de la moda de la equidad de género y del pañuelo verde… Flavio Sosa aprendió bien las mañas y sabe manejar su coto de poder, se ve que no apuesta en balde…

.- Y AMLO MANDÓ A HACER SU ENCUESTA CALIFICADORA DE LOS 100 días de gobierno con De las Heras, quien da un resultado de aceptación del gobierno del Peje de un 83 por ciento… ¡Uuff!... ahora sí, como dijo el gobernador Alejandro Murat, el que paga las encuestas es el que define la tendencia, ¿Qué no?...

.- Y LA FRASE DE INICIO DE SEMANA la expuso la política priista de Yucatán, Ivonne Ortega, en entrevista: "Quedan muchos cacicazgos en el PRI"… Dato de la caducidad de éste partido que opera, no por tribus como el PRD, sino por cacicazgos, como el de José Murat, los Moreira, Salinas de Gortari o Peña Nieto…

.- LOS PLEITOS POLÍTICOS EN LAS REDES SOCIALES empiezan a aflorar en los miembros de la Cuarta Transformación en Oaxaca…El que procura Salomón Jara en contra de Nancy Ortiz es el que más sobresale… Faltan dos años para la sucesión y estos ya se están destrozando… Los demás interesados no tardan y sacan a relucir sus machetes…

.- Y QUIEN FOMENTA TODOS LOS DIAS LA GRILLA en sus entrevistas mañaneras, dictamina: "Ya chole con la grilla, la politiquería ya me tiene hasta el copete"… Pico de ganso…

.- Vox clamantis.

Expresiones
Pablo Ramírez Puga
confusiopuga@hotmail.com

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan 

FOTO: SAÚL LÓPEZ/CUARTOSCURO.COM
zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto