Ética y política en tiempos electorales. Parte 1/ En la opinión de Omar Cortés

Por Omar Cortés 

El periodo electoral se ha marcado por señalamientos entre los contendientes de quién es el más corrupto. Triste realidad la que experimenta nuestro México, pues el ejercicio de la política e incluso las conductas sociales y laborales parecen haber desvalorizado por completo la importancia de la ética en la vida pública y privada.

El hecho de que los candidatos a un cargo de elección popular tengan que estar demostrando su inocencia por hechos de posibles actos de corrupción demuestra la tolerancia que existe hacia estos fenómenos que carcomen nuestro sistema político y social, peor aún, han debilitado severamente a las instituciones de justicia con un saldo de impunidad a todo tipo de delincuentes,.

Bajo este contexto me parece sumamente oportuno retomar algunas reflexiones del libro Ética y política para tiempos violentos, del Dr. Gerardo Ávalos Tenorio. Obra que tiene la enorme virtud de ponernos frente al espejo y obligarnos a pensar y repensar el ejercicio de la política desde una perspectiva ética, por tal motivo, es importante reflexionar y destacar algunas ideas de este filósofo y político mexicano.

Bajo las reflexiones de Tenorio, el mundo de nuestros días está articulado por la lógica del valor de cambio expresado en el poder del dinero y de las mercancías, del consumo y del placer. En esta realidad, la filosofía ha quedado relegada olvidando la génesis de todo conocimiento, lo que a su vez ha creado una ética light que se refleja en el exponencial crecimiento de la corrupción y en la debilidad de las instituciones de nuestro país.

La reflexión de la filosofía y le ética dentro de nuestro régimen político es un ejercicio obligado para generar las transformaciones que se deben impulsar para ocasionar cambios de fondo a los problemas que se presentan en nuestra sociedad.

En este entendido, Tenorio señala la necesidad de abordar  las dimensiones que ha adquirido la violencia en México, y por tales motivos es de gran importancia reflexionar y ahondar en la ética que se ha establecido en nuestro sistema político, ya que las cifras de violencia, violaciones a derechos humanos y los altos grados de corrupción son alarmantes, aunque oficialmente no se admita o se intente minimizar ante la opinión pública.

Lamentablemente, en nuestra sociedad y gobierno se está generando una especie de tolerancia a la violencia, la corrupción y la impunidad, Julio Cortázar lo describía en su libro Historia de Famas y Cronopios "lo que el hábito lame hasta darle suavidad satisfactoria". Hecho que resulta preocupante, pues cada día se superan los límites rebasados un día anterior, algo a lo que en definitiva no podemos acostumbrarnos, y por supuesto, debemos actuar para frenar la violencia y corrupción, alcanzar paz y establecer un estado de derecho.

Tenorio argumenta que las instituciones diseñadas para garantizar la vida, la libertad, la seguridad, los derechos civiles y sociales y las reglas del juego social, son debilitadas por la propia práctica gubernativa carente de soportes éticamente cimentados. Cuando la violencia se impone en la vida cotidiana, cuando se escuchan las trágicas historias de vida de mujeres y niñas víctimas de los actos más atroces, es imposible no recordar la banalidad del mal.

El investigador ahonda en que es la ética la que puede proporcionar el arsenal apropiado para el combate político a las fuerzas disolventes de la libertad, la igualdad, la fraternidad y la propiedad-trabajo, grandes principios de la modernidad. Esta situación crítica se encuentra asociada con las ausencias de las instituciones públicas y con el extravío del principio de responsabilidad política.

Al tenor del proceso electoral sería trascendente encontrar coherencia en los candidatos, es decir, evaluar su trayectoria tanto en su vida pública y privada, así como identificar la cantidad de engaños (disfrazados de propuestas) que utilizan para llegar al poder; reflexiones que ayudarían a los electores a proyectar su intención en las urnas, partiendo de una auténtica honestidad del candidato, descifrando la relación entre lo que dicen, proponen y actúan.

-

Omar Cortés, realiza labores de Investigación en el CESOP de la Cámara de Diputados. Pasante de la licenciatura de relaciones internacionales, FCPyS, UNAM. Líneas  de investigación: transparencia y rendición de cuentas, fenómenos sociopolíticos nacionales e internacionales. Correo electrónico: torrijos_@hotmail.com

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto