Policías privada en el Estado de México: la otra mafia al servicio de la delincuencia organizada (1 parte) / en opinión de José Luis Camacho Acevedo

Redacción MX Político

Cuando uno circula por la carretera México-Querétaro
dentro del territorio del Estado de México, de pronto verse
“detenido” por una patrulla que con su torreta encendida y
un altavoz casi inaudible te pide que te orilles a la orilla.

Desciende un oficial vestido con un uniforme que de
inmediato se percibe como de muy baja calidad y sin más
trámite te pide documentación de tu vehículo y te pregunta
por el origen y el destino de tu viaje.

Y resulta que la unidad que te detuvo es de “servicio de
seguridad privada”. Por ello las precarias condiciones de la unidad y la
vestimenta del oficial que te interroga.

En el Estado de México existen cerca de MIL EMPRESAS DE
SEGURIDAD PRIVADA que no cuentan con los permisos
reglamentarios que deben expedir los gobiernos estatales y
federales.

Esa proliferación de empresas patito de seguridad privada
en el Estado de México está contaminando seriamente a
entidades como Puebla y Querétaro, básicamente.

Las autoridades estatales que deben encargarse de la
regulación de esas entidades de seguridad son
peligrosamente permisivas o, aún más riesgoso, omisas o
hasta cómplices de policías privadas que en realidad son
“halcones” del crimen organizado.

La historia de entidades policíacas, algunas públicas como lo
fue en su tiempo el tristemente célebre BARAPEM,
organización que prohijó la figura de uno de los criminales
que fue considerado en su momento como el enemigo
público número uno del Estado de México, Alfredo Ríos
Galeana, de quien Wikipedia consigna la siguiente ficha:

“Hijo de Sabino Ríos y María Damiana Galeana, nació
en Arenal de Álvarez, Municipio de Benito Juárez, Guerrero,
el 28 de octubre de 1950. Ingresó en el Ejército Mexicano a
los 18 años de edad, alcanzando el grado de sargento
segundo en la Brigada de Fusileros Paracaidistas, del
cual desertó tiempo después para iniciar una carrera
criminal. En 1974 fue capturado, fichado por delitos
menores, ​ y liberado el 4 de diciembre de 1976, ​aun así
ingresó a una corporación dedicada a la vigilancia de la
banca, 4 ​ el Batallón de Radio Patrullas del Estado de
México (Barapem) en 1978, en la cual alcanzó el rango
de comandante.


Para la década de los 1980 comenzó y dirigió una banda de
asaltabancos, debido a que el Barapem fue eliminado por
decreto al volverse en contra de los fines por los cuales fue
conformado, pues siendo todavía policía perteneciente al
Barapem cometió su primer asalto bancario en 1978, en 1981 fue capturado e ingresado a prisión en el estado de Hidalgo, cárcel de la cual se fugó el 18 de diciembre de 1982, 6 ​ un año después en 1984 fue
nuevamente arrestado e ingresado al penal de Santa
Martha Acatitla, de donde nuevamente se fugó del
reclusorio con ayuda de custodios de este y policías
auxiliares, 6 ​ y volviendo a ser recapturado en 1986 después
de un enfrentamiento con policías judiciales en la colonia
Aragón, 5 ​ y llevado al Reclusorio Sur. 3 ​
Se supone que gracias a los conocimientos que adquirió
mientras servía al Barapem custodiando bancos, pudo
realizar más de cien atracos a diferentes bancos en su
carrera delictiva, aparentemente se vio obligado a empezar
a delinquir debido a que sus jefes de policía le pedían
cuotas, que al no poderlas cubrir tenían que solventarlas
con su salario, esto pasaba con todos los miembros de la
corporación. 4 ​”
En nuestra investigación sobre la protección a empresas
patito de seguridad privada, en un pasado muy reciente, los
gobiernos de Enrique Peña Nieto y Eruviel Ávila Villegas, no
solamente aparecen vinculados quienes fueron sus
encargados de seguridad, sino también altos funcionarios
que alcanzan las dimensiones del doble compadre de
Enrique Peña Nieto, el ahora diputado Luir Miranda Nava.

EN TIEMPO REAL.
1.- Sigue dando la nota el “gobernador” de Morelos y quien
ya se imagina ser candidato presidencial en el 2024,
Cuauhtémoc Blanco, con el tema de la inseguridad. Ayer fue secuestrado el ex rector de la Universidad Autónoma del
Estado de Morelos y ex candidato a gobernador, Alejandro
Vera Jiménez junto a su esposa, la investigadora María
Elena Ávila Guerrero.

Y la violencia en la entidad ya no solo
es provocada por las acciones de organizaciones criminales,
sino que es en gran medida consecuencia de la desatención
que las autoridades estatales siguen demostrando.


2.- Especialistas en materia ambiental de Inglaterra
consideran que en la CDMX el Metrobús es un sistema de
transporte colectivo altamente contaminante. Provoca una
reducción de la velocidad promedia de los vehículos que
circulan por la urbe en la medida en que reduce la amplitud
de las avenidas por las que transita al quitar carriles y crear
de esa manera embotellamientos y con ello una emisión
muy peligrosa de partículas contaminantes. Ojo con las
ampliaciones que se pretenden realizar al Metrobús.


3.- El Tren Maya vuelve a sufrir un retraso en el inicio de sus
obras. La consulta que se realizará, y cuya convocatoria será
emitida hoy, según Adelfo Regino, director del Instituto
Nacional de Pueblos Indígenas, es para atender lo que
establece un convenio con la Organización Internacional del
Trabajo que mandata “escuchar la voz del pueblo”. Y la
institución de Adelfo Regino “trabaja la consulta en
coordinación con FONATUR”. Con esas indefiniciones el tren
Maya sigue siendo solo un proyecto sin planes, sin apoyo
indígena y tal vez hasta sin recursos económicos.

/ en opinión de José Luis Camacho Acevedo.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto