Para ser rico y guapo en 30 días / En la opinión de Horacio Corro Espinosa

Con eso de las redes sociales mucha gente cree que para encajar dentro de los que participan en esos medios, deben irradiar sonrisas y parecer felices. Es más, hay muchos participantes que desde muy temprana hora del día se dedican a enviar imágenes con textos semejantes a estos: "sonríe", "hoy es el gran día", o cosas parecidas.

Muchos otros, se autofotografían con su mejor sonrisa y las pegan en su muro. Con eso tratan de aparentar a los demás que son personas felices y contentas, que carecen de todo problema y disfrutan de cada momento de su vida. Pero si te pones a analizar esa fotografía, te das cuenta que esa sonrisa no hace juego con los ojos. Los ojos dicen algo diferente a la sonrisa. Los ojos te pueden decir, a veces con exactitud, el momento que están viviendo.

Por más que tratan de disfrazar su vida con la sonrisa que ponen, los ojos nunca mienten. En los ojos se refleja el amor, la desgracia, el dolor y la insatisfacción.

En relación a esto se han publicado montón de libros que te dicen cómo ser millonario en 30 días, o cómo encontrar el amor de tu vida a la vuelta de la esquina, o cómo educar a tus hijos en cinco pasos, etcétera. Como mucha gente quiere arreglar su vida en tres patadas, compra el libro de 150 páginas o el DVD de 90 minutos, para que, según, lo haga cambiar, como por arte de magia, en un ser diferente.

Estamos pasando por tiempos donde se vive mucho engaño. En esos libros te aconsejan no dejarte arrastrar en el polvo. Que si te caes debes ponerte de pie al instante, que se perdiste una relación debes conseguir una nueva. Que si perdiste tu trabajo, que si murió tu mamá, llora 10 minutos y levántate, por ejemplo.

Este tipo de libros, según la Cámara nacional de la industria editorial mexicana (Caniem), asegura que en el 2009 la población mexicana compró 3 millones 599 mil libros del género "superación personal". Estas compras equivalen a 224 mil 512 millones de pesos. Este gasto se hizo en un país que se llama México, donde en promedio se leen 2.5 libros por año.

Si comparamos esta cifra con las publicaciones de un poeta importante mexicano, apenas si logra vender mil unidades, si bien le va.

¿Sabes quién fue el autor que vendió más ejemplares en México? Fue Carlos Cuauhtémoc Sánchez. Este escritor superó a Gabriel García Márquez, a Miguel de Cervantes Saavedra, a Octavio paz y a Pablo Neruda.

¿Y saben por qué sucede todo esto? Porque la gente está hambrienta de respuestas para tener una mayor "calidad de vida".

¿Y sabes de dónde sacan alguna de esa información los escritores de la "superación personal"? De la Biblia, aunque no me lo creas. Otros se fusilan los textos de otros ilusionistas. La cosa es que muchos de esos libros son una muy mala copia de otros libros. Si de verdad quieres superarte debes de ir directamente a la fuente, pero si te conformas con unas cuantas migajas tendrás que seguir comprando ese tipo de libros caros y fusilados.

¿Tú crees que un libro, un video, o un curso nos van a dar plenitud en cinco pasos a cambio de nuestro dinero y nos llevará a un crecimiento duradero y profundo? Si tu respuesta es no.

Entonces, ¿por qué los sigues comprando en vez de ir directamente a la fuente de donde los autores se refritean los temas que venden?

Pero si te gusta regalar tu dinero, eso es otro tema.

Horacio Corro Espinosa

Twitter: @horaciocorro
Facebook: horacio corro 
horaciocorro@yahoo.com.mx

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto