Las Agresiones en Contra de sus Despreciados Contrincantes, Avanzan / en opinión de Joel Armendáriz

Acosado por sus errores, el presidente López Obrador abrió un frente alto riesgoso: enfrentar al Ejército y si bien es el comandante supremo de las fuerzas armadas y tiene la facultad de llamar la atención y sancionar a quienes rompan la disciplina, la forma en que se dirigió al general Gaytán avivó más las brasas que comenzaban a languidecer.

“Poco mesurado e imprudente”, llamó el presidente a su subordinado, que en años pasados fungió como subsecretario de la Defensa Nacional.

Marko Cortés.

Al mismo tiempo, el jefe político de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal hablaba del “reino de los sapos tendrá pronto una opción civilizada y legal”. Y el dirigente del PAN, Marko Cortés, exigía una explicación sobre la presunta amenaza del golpe de Estado y anunciaba que su partido y todos los panistas saldrían en defensa del presidente, de la institución presidencial y para salvaguardar la democracia.

López Obrador tiene abiertos decenas de frentes y en ninguno ha podido tirar los muros que se construyeron por sus acciones.

Con el sector privado, al que llamó minoría rapaz, no hay acuerdos. El Consejo Coordinador Empresarial, junto con el ente que concentra a los mayores capitales del país, el Consejo Mexicano de Negocios, está a la espera de señales que permitan invertir sin que sus proyectos sean cancelados. Antes de tomar posesión, López Obrador se reunió con la cúpula empresarial y acordó que si el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) lo pagaba el sector privado, adelante. En septiembre, sin haber protestado como Jefe del Ejecutivo, ordenó realizar una encuesta –por mucho considerado patito- con la cual canceló el NAIM.

Anunció la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles, cuyo inicio se retrasó 9 meses por el cúmulo de amparos presentados y desde la Secretaría de Comunicaciones y Transportes surgió la instrucción de demoler e inundar todo lo construido en lo que sería el “ostentoso” NAIM. Un juez federal de amparo impidió que lo edificado se convirtiera en cascajo. El aeródromo de Santa Lucía no cuenta con las autorizaciones internacionales y tampoco se han dado a conocer los estudios de impacto ambiental. Pero ya hay trazos de una de las futuras pistas, lo que presumió el presidente con una frase: “Tómenla”.

El sector privado había anunciado en julio pasado inversiones por 33 mil millones de dólares. Y solamente Carlos Slim ha invertido en lo rentable: los bienes raíces.

Aunque el presidente sostiene que no hay fuga de capitales, indicadores del Banco de México revelaron en agosto que inversores vendieron 42 mil 463 millones de pesos de inversión extranjera en bonos del gobierno mexicano y se fueron del país

Palacio Nacional afirma que la inversión extranjera es “loa más alta recibida por México”, calculando de diciembre de julio. Sustenta sus números con la creciente llegada de dólares por las remesas que envían los connacionales residentes en el extranjero.

La economía no crece y el argumento de los inversores es que no hay certidumbre, porque “el estado de derecho no existe”. Las calificadoras –despreciadas por AMLO por ser alcahuetas del neoliberalismo-, las instituciones bancarias y financieras nacionales e internacionales, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo, coinciden en que al cierre del año no habrá crecimiento del PIB, porque 0.02 por ciento no impacta en ninguna vertiente económica.

A lo largo de los primeros 10 meses del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, empresas como General Motors, Ford Motor Company y Volkswagen han resentido huelgas y debido a la presión sindical y la nueva Ley Laboral –un traje hecho  a la medida del presidente Donald Trump para acceder a la firma del T-AMC- optaron por no producir ciertos modelos en México, lo que generó desempleo.

CAMPESINOS, OTRO FRENTE

Romper el corporativismo en el campo mexicano propició que miles de campesinos salieran a las calles exigiendo se les entregarán fertilizantes, apoyos directos, líneas de comercialización y créditos blandos para incrementar la productividad y las exportaciones.

Sin embargo, en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de 2019 hay recortes que suman casi 50 mil millones de pesos.

“Es un desacierto porque del campo todos comemos y es la segunda fuente de ingresos provenientes de las exportaciones”, dice Ismael Hernández Deras, dirigente de la moribunda Confederación Nacional Campesina (CNC) otrora tiempo uno de los brazos electorales del PRI.

No es el único organismo relacionado con el campo que protesta. También lo hacen todas las que confirmaron el Frente Auténtico del Campo que el pasado 7 de agosto desquiciaron la Ciudad de México y bloquearon carreteras, aeropuertos y centrales camioneras en 9 estados.

Carlos Slim.

Los dirigentes del FAC rompieron el diálogo con el gobierno rompió este miércoles el diálogo con el gobierno federal, cuando el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, les notificara que el primer mandatario no cedería ante “presiones”.

Sus demandas son que los recursos vuelvan a ser entregados a las organizaciones (y no a los beneficiarios) para “evitar la dispersión”, destinar más recursos para el programa Producción para el Bienestar y la entrega de fertilizantes.

El 8 de agosto, en su acostumbrada conferencia matutina, el presidente López Obrador minimizó y descalificó las movilizaciones campesinas de protesta que fueron convocadas para ese jueves. Acusó a los inconformes de buscar la entrega de dinero a organizaciones campesinas, como ocurría en el pasado.

LA SOCIEDAD CIVIL, IGNORADA

Desde su campaña y ya como presidente electo, Andrés Manuel López Obrador “abrió fuego a discreción” en contra de las organizaciones de la sociedad civil que, en tiempos no remotos, eran escuchadas por el poder público.

Retiró los apoyos que se brindaban a través de la Secretaría de Desarrollo Social, hoy de Bienestar, canceló los recursos a las estancias infantiles y dejó sin dinero a programa de ayuda a víctimas.

Ha descalificado los estudios y análisis de Mexicanos Primero (MP), del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Alto al Secuestro (AS), México Unido Contra la Delincuencia (MUD), Green Pace (GP), Alianza Cívica (AC), Alternativas y Capacidades AC), Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), Ciudadanos en Red (CR). Colectivo por la Transparencia (CT), Democracia, Derechos Humanos y Seguridad, A.C., El Poder del Consumidor (PC), Equipo Pueblo (EP), Fundar, Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (INCIDE), Presencia Ciudadana PC), Proyecto sobre Filantropía y Sociedad Civil (ITAM), Red de Ayuda (RA),Red por la Rendición de Cuentas (RRC), Red Social Pro Rendición de Cuentas (REDDERE) y Transparencia Mexicana (TM) entre otras miles -32 mil, según datos de 2018-, que ahora no tienen voz ni son convocadas a participar en los debates públicos de temas que le importan a la ciudadanía.

La ruptura con las organizaciones civiles o no gubernamentales, es total.

EL SINDICALISMO ESTÁ AMENZADO

Anquilosado por el paso de los años y la falta de democracia interna, las centrales obreras y los sindicatos independientes y democráticos, están amenazados hacia su estructura interna, De un lado, los viejos líderes no solamente en edad sino también en la estancia al frente de las organizaciones viven en desasosiego.

La renuncia de Carlos Romero Deschamps a la dirigencia nacional del poderoso sindicato petrolero, es el inicio de la caída del edificio de naipes que construyeron personales como Francisco Hernández Juárez /Telefonistas), Víctor Flores (Ferrocarrileros), Agustín Rodríguez (UNAM), Carlos Aceves del Olmo (CTM), Rodolfo Gerardo González Guzmán (CROM), Isaías González Cuevas (CROC), Joel Ayala (FSTSE), Víctor Fuentes del Villar (STERM), y José Ángel Ponce García, Azucareros), entre otros.

La obligatoriedad de que en las renovaciones de dirigencias se aplique el voto secreto y universal cancelando la vieja práctica de “mano alza” –un ejercicio que utiliza permanentemente el presidente López Obrador), la rendición de cuentas sobre el manejo de las cuotas y apoyos institucionales y el surgimiento de la Confederación Sindical Internacional Democrática de México (CSID) presidida por Napoleón Gómez Urrutia, preludian un desgajamiento y casi sepultura del viejo sindicalismo.

De entre los argumentos que se manejan para destruir el viejo sistema sindical es que los líderes son impuestos, el manejo de los recursos es opaco y la mayoría de las centrales formaron parte del antiguo régimen encabezado por 70 años por el PRI.

POLARIZA CON LA IGLESIA CATÓLICA

Otro frente abierto es con la Iglesia Católica a la que desplaza con su discurso cristiano que le ha llevado a comprarse con Jesucristo.

El presidente pidió a las Iglesias Evangélicas distribuir la cartilla moral la Católica se deslindó.

Alfonso Miranda, Obispo Auxiliar de Monterrey y secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), subrayó que “no vamos a participar” en la distribución de la cartilla moral.

“Nosotros estamos tratando otros temas”, añadió. “Nuestro trabajo, nuestros programas, nuestros planes, son diferentes”, respondió a periodistas que lo entrevistaron.

“Estamos trabajando a nivel Iglesia de acuerdo al Proyecto Global de Pastoral, a las prioridades que tenemos actualmente: jóvenes, clero, migrantes, protección de menores”.

EL GRAN HUECO ABIERTO: EL EJÉRCITO

A raíz del fallido operativo realizado por militares en Culiacán para detener al hijo de El Chapo, Ovidio Guzmán López, las críticas en contra de la decisión de liberarlo y de que las fuerzas castrenses depusieran las armas, generó una ola de descontento entre sus integrantes.

Ismael Hernández.

Un discurso, el del general Carlos Demetrio Gaytán Ochoa durante un desayuno que encabezó el general secretario Luis Cresencio Sandoval González, derramó el agua del vaso y produjo un severo distanciamiento entre los militares y el presidente de la República.

Y es que Gaytán dijo: en México la sociedad está polarizada políticamente porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se basa en corrientes pretendidamente de izquierda.

En el desayuno al que acudieron miembros de la Asociación de Graduados del Heroico Colegio Militar y del Colegio de la Defensa y quienes respaldaron el texto que leyó Gaytán Ochoa, “por formar parte de una institución que sirve a México y atiende las órdenes del Comandante Supremo, y que sirven como asesores de los titulares de la Sedena para que la experiencia sea útil a las mejores causas para los mexicanos”.

El presidente López Obrador no respondió nada sobre el mansaje. Tardó 11 días en tomar su descanso por el Día de Muertos para grabar un video en su finca ubicada en Palenque y en el que habló de las intenciones de propiciar un golpe de estado a su gobierno.

Y más aún, apenas el lunes 4 de noviembre se refirió al mensaje del general el que tachó de “poco mesurado e imprudente”.

El distanciamiento con los militares está vivo aunque el control de daños parece haber mostrado que el presidente se equivocó.

Sobre el particular, José Antonio Crespo estima que la “denuncia de amenaza” del golpe de estado es una cortina de huno para tapar los verdaderos problemas del país que son la inseguridad y violencia y la mala marcha de la economía.

La herida de los militares mana sangre y dolor; humillación jamás registrada; los soldados han muerto en batalla, no entregando las armas.

Como colofón habría que señalar la foto y las declaraciones de Sandoval González y Rafael Ojeda, titular de la Defensa Nacional y la Marina-Armada de México en la que ratifican que las instituciones “están unidas como nunca”.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto