‘Ajuste de cuentas’ (públicas) / en opinión de Rodulfo Reyes

La calificación de las cuentas públicas de 2018 de los tres poderes del estado y de los 17 ayuntamientos se prestó a diversas interpretaciones políticas. Para empezar, a nadie convenció que los últimos ejercicios fiscales del Ejecutivo y del Judicial sí hayan sido rechazados, pero no midió con la misma vara al Legislativo.

Esto último, a decir de observadores, huele mal, toda vez que quien fue presidente de la Gran Comisión del Congreso local en los últimos tres años de gestión del perredista Arturo Núñez Jiménez es un amigo del gobernador Adán Augusto López Hernández y que ahora tiene un rol destacado en el gabinete de Morena.

Se trata de José Antonio de la Vega Asmitia, de quien públicamente el mandatario estatal ha dicho que es su “amigo” y que es un “hombre honesto”.

López Hernández pudiera no estarnos diciendo la verdad: su secretario de Desarrollo Energético es corresponsable de la peor crisis económica en la historia de Tabasco, ya que nunca “detectó” la grave corrupción en que incurrió Núñez y su esposa Martha Lilia López Aguilera, quien fue la que realmente lo promovió como “delfín político” en el pasado régimen.

Mientras fue líder de la Cámara de Diputados el expriísta, expanista y experredista nunca “vio” las irregularidades cometidos por la pareja a la que le debe su carrera política.

Tampoco “observó” las trapacerías que le hallaron en el último año a Jorge Priego Solís.

Pero lo que causa sospecha es que en 2018 solo Núñez y Priego cometieron tropelías, no De la Vega.

La aprobación de la cuenta del nuevo personaje de la 4T bien podría enmarcarse en la figura del ‘amiguismo’ por ser ‘carnal’ confeso del ‘mandamás’ de Tabasco.

En un régimen político honesto, De la Vega debería estar siendo juzgado por el enorme daño que le causaron Núñez y Martha Lilia a la entidad.

Pero en vez de ello, al saltimbanqui ya empezó su proselitismo para ser candidato de Morena a la gubernatura en 2024.

La influencia que tiene De la Vega en la administración de Adán Augusto es tanta, que a él se le atribuye la iniciativa de que el régimen trate con la punta del pie a medios y periodistas.

 

JUSTICIA Y GRACIA

Al que le tocó también su parte de “ley a secas” fue al alcalde de Centro, Evaristo Hernández Cruz: le reprobaron en forma arbitraria el último trimestre de la cuenta 2018 del municipio.

El problema es que no le dieron palo en el Congreso porque lo hayan agarrado en algún mal manejo administrativo.

No. Le desautorizaron el gasto por algo relacionado con la máquina de bacheo conocida como Dragón.

El edil capitalino reveló que la inspección del programa se hizo mientras la máquina estaba en mantenimiento fuera del estado.

«Cuando fue (a la revisión) el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) no estaba el ‘Dragón’ aquí, (sino que) estaba en Monterrey en reparación, y por eso hicieron la observación, ya llegó el ‘Dragón’ hace dos meses y se le mandó la carta donde se aclara», indicó, y precisó que la máquina tuvo un costo de 43 millones de pesos, siendo el costo de la reparación de 16 millones de pesos, sin embargo la observación la hicieron como si fuera un equipo nuevo, esa la verdad, se ve de mala fe”, subrayó.

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto