Ana Guevara, en el carril de la corrupción / En opinión de Beatriz Pereyra

México / Redacción MX Político.- 

Desde que Ana Guevara asumió la Dirección General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) tres empresas –en complicidad con las federaciones deportivas– son utilizadas para triangular los recursos públicos del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar) y financiar con sobreprecios los viajes a campamentos y competencias.

El modus operandi comienza con las federaciones deportivas que solicitan el dinero a la Conade con apenas unos días de anticipación antes de un evento deportivo, lo cual elude la revisión del presupuesto solicitado, fuerza a que estas empresas financien los viajes y que cantidades millonarias tengan que ser reembolsadas.

Las tres empresas que ofrecen servicios de boletos de avión, hospedaje, transportación terrestre, hidratación para los atletas y hasta las inscripciones de éstos en las competencias son: Édgar García Morales y Asociados, S. de R.L. (GC RENTAL CAR), una arrendadora de vehículos; Proyectos Científicos y Tecnológicos del Sur, S. de R.L., compañía que ofrece servicios de industrias energéticas e ingeniería civil, agrícola, mecánica, eléctrica, electrónica, física, industrial, empresarial, ambiental, química, petrolera, robótica, en sistemas y automotriz, ambas con sede en Ciudad del Carmen, Campeche; y Volare Travel Shop, S.A. de C.V., una agencia de viajes.

 

Los responsables de revisar los presupuestos que presentan las federaciones son los metodólogos, un grupo de especialistas en los distintos tipos de deporte (de combate, raqueta, conjunto, arte competitivo, etcétera) que tienen la facultad de revisar la viabilidad técnica del evento deportivo que se solicita (número de participantes, objetivo deportivo del campamento o competencia) y también que los presupuestos se apeguen al buen uso y ejercicio de los recursos públicos.

Este grupo de especialistas fue desaparecido por Guevara bajo el argumento de que “son el tronco que impide el diálogo entre los atletas y la federación, por eso los eliminamos”. Así lo dijo en la conferencia de prensa que dio el 21 de mayo último en las instalaciones de la Conade.

Pese a que históricamente los atletas (incluida Guevara cuando competía) se han quejado del desaseo y de los abusos con los cuales se conducen los presidentes de las federaciones deportivas, la titular de la Conade les cerró las puertas de esta dependencia federal a los deportistas, les pidió que no acudieran con ella y que todos sus problemas los traten con los federativos.

La razón del fideicomiso Fodepar, creado en 1998, es contar con dinero para apoyar a los atletas mexicanos de élite, también a sus entrenadores y a los integrantes de los equipos multidisciplinarios (médicos, fisiatras, nutriólogos y sicólogos, entre otros), pero en realidad se ha convertido en la caja chica de la Conade para sacar recursos a discreción y –en la administración de Guevara– mediante tres empresas, inflando el costo de los eventos deportivos.

Para recibir los recursos públicos del Fodepar (se conoce como apoyos directos), las federaciones deportivas deben presentar un Programa Operativo Anual (POA) en septiembre del año anterior. Éste será revisado por el Área Técnica de la Conade (los metodólogos), que valorará los objetivos deportivos (si está justificado el viaje) y revisará los montos que se solicitan para cada campamento o competencia internacional o nacional.

Así se genera una carpeta preaprobada para que en el siguiente año fiscal la Conade tenga ya un cálculo de cuánto necesita cada federación y se respeten los montos y eventos deportivos aprobados.

Después, para acceder a los recursos, cada federación solicitará con 20 días hábiles de anticipación el dinero para un evento en específico, lo cual debe ir acompañado con tres cotizaciones. Una vez aprobado, la federación o el beneficiario (que puede ser un atleta, entrenador o cualquier becario del Fodepar) recibirá el dinero para ejercerlo y deberá comprobarlo a más tardar 30 días después. Si no lo hace, está impedido de volver a recibir recursos públicos.

Trampa recurrente

Pero el equipo de trabajo de Ana Guevara encontró un camino para eludir las reglas de operación. Sin los metodólogos –primero relegados y ahora despedidos–, tres funcionarios se ponen de acuerdo con los presidentes de las federaciones para que éstos ingresen la solicitud del dinero apenas con dos o tres días de anticipación, de tal manera que las empresas mencionadas financiarán los viajes y, luego, la federación solicitará un reembolso de una cantidad que nadie supervisó. Como ya existe la deuda, el Fodepar no tiene más remedio que pagarla.

Se trata del subdirector de Calidad para el Deporte, Israel Benítez; el director de Alto Rendimiento, Arturo Contreras, y el director de Apoyos a Federaciones y Atletas de Alto Rendimiento, Faustino Jesús Díaz Muñoz, quienes tratan de manera directa con los directores técnicos de las federaciones o con los presidentes y han festejado públicamente que Guevara desapareció y desprestigió el área de metodología.

El responsable de liberar el dinero del Fodepar es el director de Operación Fiduciaria, Carlos Fernando Ramírez Barrera, el contador personal de la directora general de la Conade.

Un ejemplo muy claro de la manera cómo se triangulan los recursos y se inflan los precios es la Federación Mexicana de Taekwondo (FMTKD), que preside Raymundo González. El 23 de abril último presentó su programa de actividades 2019: 55 eventos que costarán 67.6 millones de pesos. Entre 2017 y 2018 su presupuesto no rebasó los 27 millones de pesos anuales.

Además de esos 67.6 millones de pesos, González solicitó bajo el Capítulo 4000 de la Conade otros 4.1 millones de pesos para pagar la nómina de tres entrenadores (35 mil pesos), seis auxiliares (25 mil) y de su director técnico, Jorge Reynoso (percibe 60 mil pesos, pese a que sólo tiene el bachillerato terminado); otros 5 millones para comprar petos electrónicos y equipamiento deportivo, y 1 millón más para uniformes.

En lo que va del año, González ha solicitado el reembolso de distintos eventos, principalmente para las competencias de los integrantes de la selección nacional que buscan calificar a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020. Como los lugares los otorga el ranking mundial, los atletas deben participar en el mayor número de competencias posibles para sumar puntos.

En todos los casos, Raymundo González ha solicitado el dinero a destiempo para forzar el reembolso y evadir el dictamen técnico de los metodólogos. Esos viajes han sido financiados por Volare Travel Shop, propiedad de Gerardo Alvarado Cepeda, un exvelocista de la época de Ana Guevara, e Israel Benítez.

Esta agencia de viajes financió la participación de la selección nacional al Abierto de la República Dominicana (del 4 al 11 de marzo). Raymundo González pidió a Israel Benítez un reembolso de 2 millones 984 mil pesos por 21 personas. Cada boleto de avión costó 37 mil pesos y cada noche de hotel, 34 mil 600 pesos.

En la misma factura, Travel Shop incluyó 40 mil 900 pesos por concepto de hidratación y 86 mil 850 pesos de las inscripciones de los atletas. La persona que recibió este dinero y comprobó con una sola factura el viaje fue el preparador físico del equipo juvenil de taekwondo: Sergio Heredia Velasco.

Para el Abierto de Puerto Rico (3 al 5 de abril), el presidente de la FMTKD solicitó 1 millón de pesos de presupuesto (cuatro días y 22 personas) el 21 de marzo, es decir, otra vez a destiempo. Presentó tres cotizaciones de boletos de avión: la de Volare Travel Shop por 28 mil 600 pesos, Viajes Premier (31 mil 250 pesos) y Travel City (30 mil pesos). Por el monto, la ganadora fue Travel Shop que, al final, facturó los boletos por 39 mil 600 pesos. Pero hasta las cotizaciones son falsas.

Esta reportera se comunicó a ambas agencias. En Viajes Premier no trabaja ningún Ángel Contreras, nombre que aparece en la cotización. Travel City está en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y no en la colonia Petrolera, en la Ciudad de México, como dice la cotización de Oswaldo Velázquez, quien tampoco es empleado de esa agencia.

En la factura de la agencia Travel Shop también se incluyó el hospedaje (37 mil pesos por habitación), la alimentación y la hidratación.

En un evento de este tipo, el Comité Organizador envía en la convocatoria los hoteles, las opciones de transportación terrestre y todos los servicios que necesitan las delegaciones participantes para obtener mejores precios. Esta información no se toma en cuenta.

Para el Abierto de México que se realizó en la Sala de Armas, en la Ciudad de México, y que organizó la propia FMTKD, Raymundo González gestionó recursos públicos por 3.7 millones de pesos, se trata de un evento que no costaría más de 1 millón de pesos, según expertos consultados. Esta federación le cobró a la Conade 120 mil pesos por concepto de inscripciones para que los propios seleccionados nacionales y los entrenadores participaran.

La solicitud de recursos para viajar al Abierto de Bulgaria (20-21 de abril) entró a la Conade el 4 de abril y los seleccionados viajaron el 16 de abril. Otra vez forzaron el reembolso; costó 2 millones de pesos por 24 personas por seis días. Por cada boleto de avión se pagaron 70 mil pesos.

La cotización que presentó la agencia Volare Travel Shop fue firmada por María Soto, cuyo número de teléfono celular (no uno fijo) aparece al calce de la hoja que indica que sus oficinas se encuentran en Xola 5, interior 5, colonia Del Valle. La reportera visitó el lugar, pero ahí reside una empresa de seguridad privada.

Los vecinos explicaron que por lo menos desde hace dos años la agencia ya no opera ahí. Mediante un mensaje, la reportera contactó a Soto, quien a su vez informó a Gerardo Alvarado y éste se comunicó. Se le pidió una entrevista y ya no volvió a contestar el teléfono ni los mensajes.

Ignoran denuncias

Julio Álvarez, entrenador de la multimedallista olímpica y mundial María Espinoza, solicitó recursos para una gira por Europa del 1 de abril al 20 de mayo, en virtud de que la FMTKD no hizo el trámite ante la Conade. La metodóloga Victoria Dávalos gestionó 1.2 millones de pesos para que la atleta y cinco personas viajaran. El 29 de marzo, cuando la deportista estaba a punto de partir, la federación metió la solicitud: pidió 2 millones de pesos para cinco personas pues no consideró a la psicóloga Marcela Martínez.

En este caso, la irregularidad consiste en que Julio Álvarez recibió depósitos en efectivo por 100 y 200 mil pesos de parte de la empresa Proyectos Científicos y Tecnológicos, S. de R.L., cuya acta constitutiva indica que los dueños son Estefanía Ramírez González y Adrián Méndez Reyes.

El 5 de abril, en la sucursal Américas de Xalapa, Veracruz, del banco Santander, Germán Eduardo López Dorantes depositó 3 mil 139 libras (79 mil 353 pesos) por concepto de hospedaje en Londres. Israel Benítez y Faustino Jesús Díaz Muñoz son veracruzanos. La entidad responsable de hacer los depósitos del Fodepar es Banjército.

En este caso, pese a que la metodóloga se rehusó a dictaminar varios de estos eventos deportivos, Arturo Contreras dio luz verde para que entraran por reembolso. Por las irregularidades, Dávalos presentó una queja ante el Órgano Interno de Control de la Conade que encabeza Filiberto Otero.

Proceso localizó a la metodóloga, quien dijo que fue despedida el lunes 10 de junio junto con otros dos metodólogos; no aceptó una entrevista, pero confirmó que presentó las denuncias y que nadie le contestó.

“Lo único que te puedo decir es que el titular del Órgano Interno de Control, Filiberto Otero, me dijo: ‘Esto es un marranero, todos sabemos que esto pasa. Tú sabes si te metes, pero que sepas que no va a pasar nada (con la denuncia)’. Me dijo que el subdirector de Cultura Física, Óscar Juanz, es cuñado de Israel Benítez porque está casado con Julieta Juanz, su hermana, y que en esa área trabaja el hijo de Arturo Contreras (Arturo Contreras Escobar) y que el contador personal de Ana Guevara es el director del Fodepar. Su respuesta fue preguntarme si quiero seguir adelante”, dice.

Dávalos también denunció las irregularidades ante el Comité de Ética que tenía a su cargo el exsubdirector de Administración de la Conade, Sinhué Piedragil, quien fue despedido a mediados de mayo. Dávalos también presentó su queja ante la Secretaría de la Función Pública, la Secretaría de Educación Pública y la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Hasta ahora ninguna le ha contestado.

Otros eventos por los cuales la FMTKD ha recibido recursos públicos son el Campeonato Nacional realizado en el Gimnasio Olímpico Juan de la Barrera del 22 al 24 de febrero (1.4 millones de pesos), el Abierto de Madrid (3.5 millones) y el Campamento Panamericano de réferis del 5 al 9 de abril en el hotel Holiday Inn Dalí (950 mil pesos); se solicitó hospedaje y alimentos para 60 árbitros y 40 personas más del staff de la federación.

Becados y consentidos

Lo que ocurre en el taekwondo se replica en otras federaciones. Por ejemplo, vía la empresa Édgar García Morales y Asociados se financió la gira de preparación de siete seleccionadas nacionales de tiro deportivo, entre ellas Alejandra Zavala. En total, del Fodepar se le reembolsó 1 millón 540 mil pesos a esta empresa de arrendamiento de autos que se hizo cargo del hospedaje, la alimentación y los boletos de avión, que costaron 59 mil 266 pesos.

Este dinero salió del Fodepar mediante la metodóloga Sofía García, quien en total recibió en su cuenta bancaria personal un depósito de 4.9 millones de pesos (para beisbol, tiro deportivo y dos viajes más). García fue despedida el 2 de mayo.

Deporecibos-576x1024.jpeg

Pago fuera de norma

Tan sólo en el primer trimestre las federaciones han realizado alrededor de unos 190 eventos deportivos por un monto de 91 millones de pesos.

Aunque la titular de la Conade anunció la desaparición del cuerpo de metodólogos, en realidad lo que hizo fue sustituir a algunos de ellos por amigos de ella o personas cercanas a sus colaboradores.

Entre los beneficiados destaca el caso del exvelocista sonorense –contemporáneo de Guevara– Juan Pedro Toledo, quien en la práctica funge como el responsable del deporte adaptado, pero fue dado de alta en el Fodepar como entrenador, con 35 mil pesos mensuales.

Lo mismo ocurre con Luz María Chávez, quien devenga una beca de 35 mil pesos por ser la supuesta entrenadora de la nadadora Liliana Ibáñez, quien entrena en la Universidad de Texas A&M. Su función como servidora pública es ser la responsable de becas.

También ingresó como metodólogo de atletismo Rodolfo Ugalde, excorredor y periodista de atletismo que ha mantenido una lucha legal contra el presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Antonio Lozano. Fue invitado por Israel Benítez y no se presenta a la oficina porque, según explicó, su labor la realiza en el campo. Su beca es de 31 mil 900 pesos mensuales. Otros metodólogos nuevos son Joaquín Romero Martínez y Ernesto López Olivera.

Ana Guevara e Israel Benítez declinaron una entrevista solicitada por Proceso. A Édgar García Morales se le llamó y dejó mensaje y nunca se reportó. La Secretaría de la Función Pública tampoco atendió una solicitud de entrevista para abordar el tema.

Apenas el jueves 13, la directora general de la Conade anunció que eliminó a 26 metodólogos porque los atletas se quejaban de ellos… 

Autor : Beatriz Pereyra

—--

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto