Entre las fronteras de la nada / En opinión de Claudia Rodríguez

Redacción MXPolítico.- Egoísta sería pensar que la tiranía del Gobierno estadounidense ahora encabezado por el republicano Donald Trump, en específico en temas de migración, sólo nos coloca a los mexicanos en un predicamento. Los gobernados de los países expulsores de migrantes en Centroamérica, han recibido un balde de agua congelada tras los acuerdos bilaterales México-Estados Unidos para contener en principio, la migración --sí o sí-- desde la frontera sur del territorio mexicano con toda la personalidad necesaria de las fuerzas armadas, así como la aceptación de ser el “tercer país seguro” que conlleva a la recepción de indocumentados de retorno de Estados Unidos a México, hasta que ellos tengan noticia de su estatus migratorio en el vecino país del norte.

El escenario para los guatemaltecos en concreto, es del orden del horror en cuanto a su presente y su futuro en su mismo país, e inclusive fuera de este.

El próximo domingo 16 de junio, en Guatemala se realizarán  elecciones presidenciales para las cuales se cuenta con una veintena de binomios de candidatos –presidente y vicepresidente--, de los cuales dicen los guatemaltecos, la mayoría ha obviado el tema del éxodo desmedido de su población.  

En la campaña presidencial guatemalteca, en efecto se han señalado medidas de seguridad para contener la migración, pero poco de las acciones que se debieran tomar para contrarrestar las principales causas que la originan: pobreza, escasa oportunidad de empleo, así como servicios públicos exiguos y de pésima calidad.

Los guatemaltecos respiran la afectación del terreno económico nacional que tiene muchas vertientes, pero que atinan a señalar, son producto de la corrupción institucional interna.

Ahora mismo, en medio de “la fiesta” y el dispendio de las campañas electorales y su propio cierre, Guatemala no puede obviar las cifras y estadísticas que revelan la caída del sector productivo de la electricidad en un 75%, así como el de la agricultura y hasta petrolero, totalmente nulificados.

No es casual por tanto, que ya ni la inversión pública quiera accionar en Guatemala, lo cual redunda en peores condiciones de vida cada minuto que transcurre, para el pueblo guatemalteco.

Si Guatemala se mantiene hoy en día, es gracias a las remesas de los migrantes indocumentados como si fuera el gran negocio nacional de manera paralela a la corrupción gubernamental y el sector privado.

El éxodo:  su maldición y su salvación de muy corto plazo.

Acta Divina…El presidente guatemalteco Jimmy Morales, pactó con Estados Unidos la presencia de agentes estadounidenses en su frontera norte para ayudar a detener el éxodo de sus gobernados.

Para advertir…No hay guatemalteco migrante que no deje de señalar que en su país de origen, ya no queda nada.

 contacto: 

Autor: Claudia Rodríguez 

Contacto: actapublica@gmail.com

 

___

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto