EU viene por el Istmo y por Centroamérica / En opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

Redacción MX Político.
Oaxaca, OAxaca.- 

* La desaparición de la Zona Económica Exclusiva de Salina Cruz y su ampliación a Zona Franca en el Corredor Transoceánico de Oaxaca y Veracruz traerá consigo la panamización del Istmo.

* Por las presiones de Trump, México enviará 6 mil efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala para reducir el número de migrantes centroamericanos que buscan llegar a EU.

 

Las repercusiones de la guerra comercial entre Estados Unidos y China llegaron a México y los países de Centroamérica de la mano de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL).

El imperio norteamericano de Estados Unidos viene por el Istmo mexicano, oaxaqueño y veracruzano, pero sobre todo por los 50 millones de consumidores de América Central.

La desaparición de la Zona Económica Exclusiva de Salina Cruz y su ampliación a Zona Franca en el Corredor Transoceánico de Oaxaca y Veracruz traerá consigo la panamización del Istmo.

Al estilo de la militarización de la zona franca del Canal de Panamá con los marines yanquis la vigilancia del Corredor Transoceánico de México correrá por cuenta de la Guardia Nacional.

Por las presiones de Trump, México enviará 6 mil efectivos de la Guardia Nacional a la frontera con Guatemala para reducir el número de migrantes centroamericanos que buscan llegar a EU.

Funcionarios de ambos países discuten esta medida, así como el papel de México para hacer cumplir leyes de migración e incluso el convertirse en un Tercer País Seguro para los migrantes.

Además, el gobierno de Estados Unidos estaría buscando la posibilidad de poder deportar con mayor rapidez a los solicitantes de asilo que lleguen a suelo estadounidense.

El pretexto para convertirlo en el Muro antinmigrante que Trump no ha podido construir en la frontera norte es garantizar la seguridad de la inversión de las multinacionales que se instalarán.

La estrategia para apoderarse de la región es el Plan de Desarrollo para el Sur de México y Centroamérica como acción del resurgimiento del capitalismo salvaje en la globalización.

El plan en cuestión seguramente fue apoyado por la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, durante la reunión que sostuvo con el presidente AMLO.

El Caballo de Troya es la migración de Centroamérica, vía el desarrollo y el comercio, con enfoque a “la seguridad de las personas” y no “de las fronteras en una lógica de seguridad nacional”.

La CEPAL hace recomendaciones ambiciosas que necesitarán inversiones por 30 mil millones de dólares en Centroamérica y en el sur de México para hacer el servicio a EU de frenar la migración.

Cinco causas estructurales obligan cada año a más de 400 mil personas, sobre todo jóvenes, a huir de una de las regiones más pobres, desiguales y violentas del mundo para intentar ingresar a EU.

Para lograr y mantener un “desarrollo con igualdad y sostenibilidad”, la presidenta de la CEPAL Alicia Bárcena Ibarra, plantea la construcción de un “espacio económico” neoliberal en la región.

Desde su primer día de gobierno el presidente López Obrador encomendó a la CEPAL la elaboración del Plan de Desarrollo Integral El Salvador – Guatemala – Honduras – México.

La diplomacia mexicana deberá “convencer y persuadir, sobre todo al gobierno de Estados Unidos”, adelantó el presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia mañanera.

“Los funcionarios del gobierno de Estados Unidos, del presidente Donald Trump, han mostrado interés en escuchar este planteamiento; no se ha descartado, inclusive hay un compromiso de inversión para Centroamérica y para México”.

Reforzamiento de los sistemas nacionales de seguridad social, fijación de mejores salarios, el respeto a las comunidades indígenas y la erradicación de la violencia contra las mujeres.

La CEPAL identificó cinco proyectos prioritarios para invertir en energía e infraestructura regional: una terminal de gas natural en Puerto Cortés, Honduras, por mil 200 millones de dólares.

Asimismo, propone la Conexión de los sistemas eléctricos mexicano y centroamericano –por 300 millones de dólares–; un gasoducto de 600 kilómetros para importar gas natural de EU.

Al mismo tiempo, también impulsa desarrollar carreteras fronterizas, como entre la ciudad guatemalteca de Flores y Tenosique, en Tabasco; y conectar las redes ferroviarias.

En una maniobra genialmente perversa el imperio estadunidense con Trump utilizará a México y los países de Centroamérica para terciar en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

A los poderes ocultos del establishment que controlan el gobierno de Estados Unidos preocupa hondamente la construcción del faraónico proyecto del Gran Canal de Nicaragua por los chinos.

No falta razón a Donald Trump porque es considerado la bomba geoestratégica que cambiará el futuro de Nicaragua, de América Latina y de todo el mundo al desplazar al Canal de Panamá.

El izquierdista Daniel Ortega, otorgó la concesión para la construcción del Gran Canal de Nicaragua al consorcio chino HKND Group (Hong Kong Nicaraguan Canal Development Investment).

El propietario del consorcio HKND es el multimillonario chino Wang Jing, quien es el duodécimo empresario más rico de China, con una fortuna personal de unos 6,300 millones de dólares.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.

 

zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto