La Falta de Claridad en el Proyecto de AMLO / En opinión de Jesús Michael Narváez

Aunque el 25 de julio firmó ante notario que no se reelegirá, pero semanas después, el 22 de agosto, declaró que “no dejar de insistir en la democracia participativa, en darle el derecho a la gente a que decida en consultas, en plebiscitos, y que se aplique la revocación de mandato y, si la gente quiere, que se quite lo de la reelección porque está permitido en algunos casos. Eso fue un abuso que se cometió”, se refería a la reelección de diputados y presidentes municipales, pero dejaba el hueco para la democracia participativa y que el pueblo defina qué es lo que quiere.

Andrés Manuel López Obrador no deja en claro qué pretende con la Cuarta Trasformación.

Porque dice ser el Presidente de todos los mexicanos, pero agrede a quienes no piensan como él o están en desacuerdo en su forma de gobernar.

Llama “Minoría rapaz», al Consejo Mexicano de Negocios y después se reúne con sus integrantes y con los del Consejo Coordinador Empresarial de quienes solicita participar en el desarrollo del país.

Cancela con una “encuesta” al margen de la ley el mayor proyecto de infraestructura de México –y seguramente de América Latina- y les dice corruptos a quienes participaron en el desarrollo del NAIM; desoye a los expertos –que lo son aunque no le gusten- por sus opiniones sobre Dos Bocas y también irrespeta las normas ambientales en sus 4 grandes proyectos: la refinería en Paraíso, Tabasco, el Tren Maya que cruzará por la selva Lacandona, el Transístmico de Salina Cruz a Minatitlán y el Aeropuerto de Santa Lucía, sin contar con el aval de las comunidades originarias, en los tres últimos casos.

Desdeña el crecimiento económico y sostiene que el PIB no lo es todo sino el desarrollo humano. Presenta un Presupuesto de Egresos de la Federación en el que destina, supuestamente, 86 mil millones para Pemex. La realidad es que la petrolera solamente tendrá 40 mil millones de pesos -2 mil millones de dólares- porque la diferencia se asignará a la Secretaría de Energía para los trabajos de Dos Bocas.

Para el Aeropuerto de Santa Lucía destina 5 mil millones de pesos para el siguiente año, mientras reduce presupuestos a, virtualmente, todas las dependencias para destinar los recursos a sus programas sociales en base a “por el bien de todos, primero los pobres”.

En las últimas semanas la crisis en el sector salud escaló hasta el grado de sugerir que si no hay medicamentos deben comprarlos los médicos y el personal de los hospitales. Dice que no hay desabasto, pero los números de las propias instituciones revelan lo contrario. De la inseguridad, la considera un reto. Y regaña a los criminales. Primero les dice que piensen en “sus mamacitas” y después dice “que se vaya al carajo la delincuencia. ¡Fuchi!, ¡guácala! Es como la corrupción: ¡fuchi! ¡guácala!”.

La claridad no es el fuerte del Presidente. Y menos el buen manejo del lenguaje. No parece un Jefe de Estado sino un pandillero de poca monta.

En síntesis: el Presidente dice que no se reelegirá, pero abre el hueco a la democracia participativa para que decida; poco respeto por el medio ambiente y satisfacción por sus proyectos aunque salgan más caros que los que ya estaban iniciados. Y por supuesto: quiere el respaldo de la IP aunque sea “una minoría rapaz”.

Entiéndalo.

METEORITOS

Laura Rojas, la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y responsable de la crisis parlamentaria que se vivió hace 15 días –porque la mayoría la rechazó en dos ocasiones- ya se engentó con el cargo y el tiempo no le alcanza para cumplir sus compromisos. Cosas del ejercicio del poder político. *** Aunque el Presidente declare que de nada valdrán las visitas de gobernadores, presidentes municipales e incluso integrantes de su gabinete a la Cámara de Diputados para demandar más recursos de los estimados en el PEF, la fila de servidores públicos ya comenzó en San Lázaro. Y es que los gobernadores, por ejemplo, observan que les reducen sus participaciones y saben que la austeridad los dejará sin cumplir sus compromisos con sus gobernados. ¿Lograrán algo? A lo mejor sí. *** Confusa y difusa la nueva Ley de Extinción de Dominio o por lo menos así se interpreta cuando la explica el diputado de Morena, Sergio Gutiérrez, secretario de la Comisión de Puntos Constitucionales. Haría falta exponer que no se puede predecir si alguien que es propietario de un bien lo rentará para fines ilícitos. Tendría que comprobarse antes de que se ejecute su bien inmueble. De entrada, el propietario estará en estado de indefensión  porque no tendrá manera de defensa. La sentencia no vendrá de un juez civil sino de la propia Ley. *** Parece que finalmente se pondrá un hasta aquí al outsourcing, por lo menos en materia de pago de impuestos. Porque por lo demás, seguirá operando y con el beneplácito del Ejecutivo federal, el Legislativo y el Judicial. Todos tienen contratos con empresas que oferta el servicio y no con los trabajadores. Así las cosas morenas.

BRILLA EL SOL

El INE ha dado a conocer que el proyecto de partido Redes Sociales Progresistas (RSP), cuyos fundadores como asociación política son el yerno y el nieto de Elba Esther Gordillo, avanza en la constitución y es muy probable que obtenga su registro como partido nacional y participe en las elecciones de 2021. Hay comentarios en torno a que se trata del pago del Gobierno Federal a la maestra por su “incondicional apoyo”. Vaya usted a saber. *** Y el que no levanta es México Libre, que impulsan Margarita Zavala y su cónyuge, Felipe Calderón. No ha tenido buenos resultados en sus asambleas distritales y ya se vaticina que se quedará a la mitad del camino, como la candidatura independiente de Zavala. *** Aunque se diga que Mario Delgado sería el ganador de la encuesta que se realizará para la nueva dirigencia de Morena, las huestes de Yeidckol Polevnsky, con Martí Batres de apoyo y un subterráneo respaldo de Dolores Padierna y René Bejarano, están empeñadas en impedir que el muy cercano a Marcelo Ebrard se salga con la suya. La batalla apenas empieza y la sangre ya mana por el río de los oportunistas. *** Cuentan que, al gobernador de Puebla, Miguel Barbosa se le acabó el gas y no precisamente del agua de su hogar sino por la presencia de criminales que no ceden los espacios, aunque se fortalezca la vigilancia. Hay quienes dicen que “hay que darle tiempo” y esperar los 100 días que pidió para regresar la paz a la entidad.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto