¿Quién llora por los militares muertos por cumplir su deber? / En opinión de Alfredo MArtínez de Aguilar

Redacción MX Político.
Oaxaca, Oaxaca.- 

*Los militares llevados a la estúpida guerra contra el narcotráfico, que ha enriquecido a políticos, gobernantes y empresarios, ven como una afrenta las acciones e intenciones de su Comandante Supremo.
*Ex Secretario de la Defensa Nacional, cara a cara y dándole un apretón de manos a AMLO, le advirtió que, pretender desaparecer al Ejército era más que una locura, una traición, que causaría graves problemas a él y al país.
 

Varios hechos humillantes contra los militares mexicanos, íntimamente ligados entre sí, obligan a volver los pasos a la advertencia sobre el grave riesgo que implica que el gobierno insista en provocar al tigre de las Fuerzas Armadas Nacionales, porque éste puede despertar.

El presidente López Obrador está apostando todas sus fichas por una Guardia Nacional, que de civil no tiene nada, pues ha sido creada con integrantes del Ejército, Marina y Policía Federal; estos últimos por cierto, muy desmejorados en su moral.

En las benditas redes sociales los militares ven como una afrenta las acciones e intenciones de su Comandante Supremo al pisotear la historia y esfuerzo de miles de hombres y mujeres que fueron llevados a la estúpida guerra contra el narcotráficoque no les correspondía y que ha enriquecido a políticos, gobernantes y empresarios.

“Ningún mensaje del comandante supremo Andrés Manuel López Obrador por la pérdida del teniente oaxaqueño Anastasio Carlos Juan, pero hasta un tuit y hasta viajó a Sinaloa para brindarle todo su apoyo a la mamá de un delincuente que tanto daño ha hecho a México, y si me refiero a la mamá del Chapo Guzmán, hasta le facilito la visa humanitaria”.

Tan solo en los últimos trece años dicha lucha ha costado la vida de 549 soldados, además de todos los que pueden sumarse desde que en 1976 el gobierno de Estados Unidos les asignara las tareas de combate al narcotráfico con las operaciones Cóndor y Canador, encabezadas por el general oaxaqueño José Hernández Toledo.

Durante su larga campaña por la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador siempre hizo patente su desdén por las Fuerzas Armadas, a quienes llamó opresoras y asesinas al servicio de la mafia del poder.

Después, cuando llega a la silla presidencial parecía cambiar el discurso y dejaba en manos de los militares temas tan trascendentales como la seguridad pública, la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, el combate al huachicol, entre otras actividades.

Ahora, sus declaraciones vertidas recientemente a La Jornada han despertado la indignación entre la tropa y entre los militares retirados, quienes no están dispuestos a que se siga pisoteando el nombre de la institución más leal al Presidente.

El 2 de julio, un día después del “bailongo” en la Ciudad de México, el portal estadomayor.mx, especializado en temas militares, dio a conocer el descontento de los militares detrás de las declaraciones de su Comandante Supremo.

López Obrador dijo que si por él dependiera, desaparecería el Ejército para convertirlo en Guardia Nacional y que, en caso de que se requiriera defender a la nación de una amenaza exterior, la responsabilidad recaería en todos los mexicanos.

Durante la entrevista concedida a La Jornada, López Obrador se refirió a una oposición que no le permitiría llevar a cabo sus planes.

El portal estadomayor.mx señala que fue un ex Secretario de la Defensa Nacional (Salvador Cienfuegos Zepeda), quien cara a cara y dándole un apretón de manos a su Comandante Supremo, le advirtió que le bajara volumen a su transmisión, y que, pretender desaparecer al Ejército era más que una locura, una traición, que le causaría graves problemas a él y al país.

Fue así como el presidente, aunque manifestó sus intenciones, trató de matizarlas, aludiendo a que no sería posible por la oposición, aunque nunca se refirió a cual, o de dónde provenía tal.

Aun cuando parecía que estaba dando todo el poder a los militares, cabe recordar la orden girada desde el alto mando, de frenar todo tipo de crítica al presidente, amenazando con aplicar el marco normativo militar a quien así lo hiciese, atacando uno de los puntos claves: los derechos y prestaciones ante el ISSFAM. Orden violatoria de derechos humanos.

Cerrado durante muchos años, el medio militar ha encontrado en “las benditas redes sociales”, un medio a través del cual sacar a relucir sus inconformidades por las formas en que se están conduciendo las políticas actuales.

Los militares han aguantado de todo durante estos años, desde realizar sus tareas en condiciones poco favorables (de las que ahora se percatan los Policías Federales comisionados a la Guardia Nacional), hasta tener que permitir atropellos para no violentar los derechos humanos de los civiles, o bien, terminar heridos, dentro de una prisión civil junto con los delincuentes que ellos mismos detuvieron o muertos.

¡Cuidado! Cada día son más directas las críticas al presidente López Obrador al extremo de manifestarle en las benditas redes sociales: “Usted no es digno de ser el comandante supremo de las fuerzas armadas”.

“Es bien sabido que usted hace más por los delincuentes que por las fuerzas armadas”.

“En Paz Descanse El Teniente oaxaqueño Anastasio Carlos Juan, comandante de la #GuardiaNacional caído en un enfrentamiento en #Guanajuato”.

 

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

---
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no reflejan laposicón del medio 

zam 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto