Gabino Cué Monteagudo defraudó a víctimas del 2006

Álvaro Morales/Encuentroradiotv
 
Gabino Cué no sólo incumplió sus promesas de justicia para las víctimas del conflicto político social de 2006, sino se volvió cómplice de los funcionarios que orquestaron esa ola de delitos al entregarles cargos en su administración, sostuvo ayer la Comisión de la Verdad al dar a conocer su informe final sobre los acontecimientos suscitados durante el 2016.
 
El caso más claro de esas irregularidades es el del fiscal general del Estado, Joaquín Carrillo Ruiz, quien durante el sexenio anterior se desempeñaba como director de Averiguaciones Previas de la Procuraduría General de Justicia  (PGJE), denunció el organismo, a través de su reporte, titulado ¡Ya sabemos! Nos más impunidad en Oaxaca.   
 
"La enorme mayoría de las víctimas de violación de derechos humanos que entrevistó la CVO coincide en señalar que el gobierno encabezado por Gabino Cué no brindó justicia", refiere el resumen del informe final que el organismo entregó a la prensa.  
 
"Las víctimas señalan que se sienten engañadas. Los presuntos perpetradores fueron premiados con puestos en el gobierno de la alternancia y, a últimas fechas, algunos se han postulado como candidatos para ocupar puestos públicos", agrega la síntesis de 15 páginas.   
 
Por enésima vez, la Comisión indicó que durante el movimiento social registrado en Oaxaca durante 2006 y 2007, el Estado “violó de manera masiva y sistemática” los derechos humanos, lo que se tradujo en el asesinato de nueve personas, la desaparición de al menos 29 y 373 ciudadanos agraviados de manera directa por este conflicto.   
 
Sin embargo, el presidente de la CVO, Alejandro Solalinde, reconoció que sólo pudieron ser atendidas el 10 por ciento de las víctimas. Explicaron que los delitos cometidos no solo son imprescriptibles, sino que, dadas las características de sistematicidad con que se cometieron, pueden constituir crímenes de lesa humanidad. 
 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto