Medio siglo de porrismo en la UABJO; el actual el más peligroso

 
Yuri Sosa Gómez/Nvi Noticias
 
Violencia, hostigamiento, protección;uso de palos, bombas molotov, armas de fuego,  elementos que acompañan a los porros. Más que por sus nombres, son conocidos por sus apodos, "Perro", "Dragón", "Taliban", "La Thalia", "Malvavisco", entre otros, jugaron papeles importantes dentro de la vida política y académica dentro de la UABJO.
 
Desde 1968 cuando surgieron los primeros grupos porriles en la UABJO, la vida estudiantil, académica y política de la máxima casa de estudios en la entidad se mueve a partir de ellos, en los los últimos 20 años  la participación de estos grupos se han convertido en instrumento de poder de parte de los gobiernos estatales.
 
En un "recorrido" por la historia porril de la Universidad Autónoma "Benito Juárez" de Oaxaca, el sociólogo Porfirio Santibáñez Orozco señala que durante los gobiernos de José Murat Casab y Ulises Ruiz Ortiz los grupos de porros apoyados por el PRI se  convirtieron en "escuelas de cuadros", un ejemplo es Fredy Gil Pineda Gopar.
 
 
El apoyo económico para los porros incrementó de manera desmedida entre los periodos de los gobiernos de Heladio Ramírez y Ulises Ruiz Ortíz, situación que apunta pasa "desapercibida" en la actual administración de Gabino Cué Monteagudo.
 
De la revolución estudiantil a la fuerza política
 
En apoyo al movimiento estudiantil de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1968, alumnos de la UABJO iniciaron una rebelión; por primera vez, a 13 años de la vida de Máxima Casa de estudios de Oaxaca, se instaló la primer "toma" de  Rectoría.
 
Entre los integrantes de un grupo de jóvenes simpatizantes con el PRI que intentaron recuperar con violencia el edificio central de la Universidad se encontró Raúl Bolaños Cacho, menciona el sociólogo.
 
"Los Calimanes", fue uno de los primeros grupos porriles plenamente identificados, con la función básica de proteger al rector Guillermo García Manzano; surgidos de la facultad de Comercio, sus integrantes se dedicaban básicamente a intimidar a los estudiantes, aunque sus participaciones eran pocas.
 
La imposición de directores y las intensiones de mantener el control sobre el consejo universitario provocaron la segunda huelga en la UABJO que se llevó a cabo del 12 de diciembre de 1975 hasta finales de enero de 1796, lo que originó la salida del rector García Manzano. Posterior a este hecho "Los Calimanes" se desintegraron.
 
 
En el periodo de 1974 a 1978 surge la organización "Nezahualcóyotl", un grupo calificado de violento, también conocido como "Los Coyotes", que mantuvieron presencia en varias facultades y en específico en las Preparatorias, con el fin de proteger al rector Felipe Martínez Soriano.
 
Los partidos de izquierda también plagaron de grupos. El Partido Comunista tenía al Movimiento Estudiantil Revolucionario, el Partido Revolucionario de los Trabajadores  a Vanguardia Estudiantil Revolucionaria; otros más como actividades culturales  y con gran dominio sobre los estudiantes se crea el grupo Nicolás Guillén, ligado al PRI y para proteger al rector Marco Antonio Niño de Rivera.
 
El 22 de febrero de 1978, mataron a Carlos Hernandez Chavarría, dirigente del Partido Comunista y secretario general de la UABJO. Culparon de su muerte a gente ligada a Martinez Soriano y otros señalamientos apuntaron que fue el Estado. 
 
Tras este hecho, las organizaciones ligadas al Partido Comunista y el grupo Nicolas Guillén, grupo del PRI, dominan los fondos de la Universidad a cargo de Niño Rivera.
 
Este control es disputado al mismo tiempo por "Los Coyotes", por lo que la violencia se desató en la UABJO.
 
 
En 1978 surge el Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad de Oaxaca (STAUO) para hacer contrapeso a la rectoría y  ante el financiamiento del rector por fraccionar esta parte, surge el sindicato Independiente.
 
"Los Pingüinos" fue otro de los grupos que surgieron, este al interior de la Facultad de Arquitectura "5 de mayo", tras su separación de la facultad con sede en Ciudad Universitaria. Este grupo pasó casi desapercibido, señala el sociólogo.
 
A la salida de Niño de Rivera, en 1978, y bajo la rectoría de Ildefonso Zorilla Cuevas, los "Guillén" empezaron a actuar con el apoyo del gobierno estatal y la tolerancia del rector para cometer actos vandálicos. El grupo desapareció a principios de 1980.

El resto de los grupos se refugiaron en los diferentes sindicatos, ya existentes en ese entonces también el STEUABJO y el SECUABJO, principalmente en el STAUO.

Relaciones directas con el gobierno

 
El sociólogo Santibáñez Orozco explica que al inicio de la década de 1980 el porrismo se convirtió en un fenómeno distinto. Actos financiados por el gobierno y  el inicio de narcomenudeo al interior de Ciudad Universitaria, fue lo que marcó "la nueva generación".
 
Por ciertos periodos , a partir de esa fecha, el edificio central de la UABJO permanecía resguardado día y noche.
 
"El porro de nueva generación es el más violento, intolerante, menos preparado y lo único que tiene claro es borrar al de enfrente; además de ser usado de instrumento de control, venta de calificaciones y apoyo para elecciones", aseguró el investigador.
 
Esos actos se marcaron durante el gobierno de José Murat y Ulises Ruiz; "De ahí surge Fredy Gil, que guardando las proporciones se asemeja a Murat, por muchos conocido que también fue porro en la UNAM", agregó.
 
En las elecciones a rector en el 2004, cuando Francisco Martínez Neri competió en representación del Sindicato de Único de Maestros y Administrativos (SUMA) y mostró ventaja sobre el candidato del STAUO, los porros intentaron robar las urnas.
 
"El porro de nueva generación es el más violento, intolerante, menos preparado y lo único que tiene claro es borrar al de enfrente; además de ser usado de instrumento de control, venta de calificaciones y apoyo para elecciones", aseguró el investigador.
 
Esos actos se marcaron durante el gobierno de José Murat y Ulises Ruiz; "De ahí surge Fredy Gil, que guardando las proporciones se asemeja a Murat, por muchos conocido que también fue porro en la UNAM", agregó.
 
En las elecciones a rector en el 2004, cuando Francisco Martínez Neri competió en representación del Sindicato de Único de Maestros y Administrativos (SUMA) y mostró ventaja sobre el candidato del STAUO, los porros intentaron robar las urnas.

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto