Dan último adiós a Óscar Cazorla en Juchitán

Redacción MX Político.
Oaxaca, Oaxaca.- Sus herederas, las socias de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro, dejaron por esta vez las risas y los trajes multicolores; las flores no aparecieron en sus tocados sino en el gran número de coronas mortuorias dedicadas a su “madre” y “abuela”, como le reconocieron a Cazorla al darle el último adiós.

Vestidas de riguroso luto, acudieron los muxe’ integrantes de las diversas organizaciones y sociedades de la diversidad sexual en Juchitán, desde las veteranas socias de la generación de Óscar Cazorla hasta las jóvenes reinas de las últimas velas de la diversidad.

A las 9:00 se realizó una misa en el domicilio de Cazorla y las 10:00 hras partió una carroza fúnebre que siguieron sus familiares y amigos recorrió las calles principales de la ciudad.

Al paso de la carroza se asomaron a las calles los vecinos que alguna vez salieron a verlo desfilar en los convites de flores de la Vela de las Auténticas Intrépidas Buscadoras del Peligro.

El aporte

La comitiva hizo una pausa frente al Palacio Municipal en donde las Intrépidas y otras muxe’s hicieron una valla a su féretro. Pedro Linares, socio de la Vela de las Intrépidas, en un discurso en zapoteco, reconoció el gran aporte de Óscar Cazorla a la comunidad diversa.

Durante el momento en que la carroza paró frente al mercado provisional en el parque central Benito Juárez algunas vendedoras se acercaron a su féretro para dedicarle palabras de despedida como acostumbran los zapotecas en los sepelios.

Durante la procesión, la banda de música ejecutó música de fiesta y se tronaron cohetes, como se acostumbra al sepultar a las personas jóvenes y solteras.

El pasado sábado, el empresario y activista fue encontrado sin vida, con huellas de violencia, en uno de los cuartos de su hotel.

 

 

La Vela

Vela de las Intrépidas tuvo su origen en la población de San Pedro Comitancillo, donde su fundador, Oscar Cazorla, acudía con sus amigos muxe’s al pequeño pueblo para divertirse.

La celebración inició en el patio de la casa de Óscar Cazorla en Juchitán, un convivio entre amigos muxe’s y “mayates”, con música de cassette, hace menos de tres décadas que la fiesta se formalizó en el salón que lleva el apellido de su fundador.

A las fiestas nocturnas en el salón Cazorla fueron invitados no sólo muxe’s sino vecinos y parientes y llamaban poderosamente la atención los shows travestis y de la reina de cada año, en la que los ediles en turno acudían a coronar a sus reinas.

Gracias a un intelectual juchiteco: Elí Bartolo Marcial, que acudía con un “puesto” para celebrar su cumpleaños que solía coincidir con la vela, se invitó a escritores, investigadores, cineastas, actores, activistas, que escribieron y dieron la fama que actualmente tiene la vela de los muxe’s en Juchitán.

Fiesta a tope

Esta celebración se realiza cada año en el mes de noviembre. De acuerdo con el propio Cazorla, en una de las últimas entrevistas concedidas, precisó que para esta vela se venden en la entrada 5 mil cartones de cerveza, se dispone de seis mil sillas que no alcanzan pues una gran parte disfrutan de la fiesta de pie por lo que calcula que se reunen entre 8 mil y 10 mil personas a la fiesta mas importante de los muxes.

Los visitantes llegan de otras ciudades del mundo como Japón, pero el grueso de los visitantes vienen de la ciudad de Oaxaca y después de la ciudad de México, Veracruz, Campeche, “de todos lados", decía sonriente el empresario.

 

 

Con información de NVI Noticias...
zam

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto