La directora de la primaria, Mercedes Fabiola Orozco Trinidad, recurrió al Instituto Oaxaqueño Constructor de la Infraestructura Física Educativa (IOCIFED) para conocer la viabilidad de que fueran utilizadas, pero la dependencia se deslindó por escrito de la construcción de dos aulas sobre una estructura de tipo regional por estar calculada originalmente para una sola planta.

Además, el Grupo integral de proyectos y constructores les entregó un dictamen estructural y una memoria de cálculo firmada por el ingeniero civil Rolando Ortiz Ramos, con cédula profesional 1718634, en el que advierte que la construcciòn “no cumple con la seguridad estructural”.

El deslinde

“Ya fuimos al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), a la agencia municipal de Montoya, al municipio de Oaxaca de Juárez, pero nadie da respuesta”, afirma la directora Fabiola, quien considera que a todas luces la obra era inverosímil y no hubo de ésta una entrega recepción, mucho menos fue inaugurada.

La petición de dos nuevas aulas se había planteado al municipio de Oaxaca años atrás por directivos anteriores, pero no había sido atendida hasta en 2014.

El módulo de dos aulas que colindan con la barda perimetral y la cancha de usos múltiples, fue elegida como la base donde se construyó una segunda planta.

“Pensamos que iban a derruir el triángulo (techo), a destruir las cadenas y a partir de ahí quizá colar los castillos”, recuerda el profesor Apolinar, a cargo de dar clases al tercer grado grupo B.

Ese es uno de los dos salones que quedaron debajo de la nueva construcción; “mientras trabajaron los albañiles, nunca vimos que hubiera soldaduras, pusieron peso sobre peso”, además de que fueron construidas sin las especificaciones mínimas que dicta IOCIFED, antes CAPCE.

Y reprocha: “Lo único que vinieron a hacer los de Protección Civil es clausurar las aulas, ni siquiera vinieron a hacer un dictamen posterior a los sismos de septiembre de 2017”.

La queja

El cambio en la dirección en la escuela durante la terminación de la obra, influyó para que no se entregaran “todos los papeles del expediente”, reconoce Nancy Villanueva, vocal de la primaria.

El riesgo que representa para el alumnado que ocuparía los salones de la parte posterior como de la planta baja les impide utilizarlos y llevó a padres y madres a bloquear en abril de 2014 el crucero aledaño conocido como Plaza Bella.

“Estamos pidiendo una respuesta a todo esto, pedimos que nos den lo más rápido posible el expediente, ya bloqueamos una vez para tener una respuesta, nos dijeron que sí, pero seguimos igual”, expone.

De esa manifestación, a la entrada de la escuela cuelga una lona donde exigen al municipio de Oaxaca de Juárez dictamine la viabilidad de utilizar las obras, una petición que han hecho “de la mejor manera una respuesta”, pero no la han encontrado.

Pasan por alto lineamientos

“La obra no debió construirse de esa forma”, concluye la directora Mercedes, quien tras diversos oficios tiene respuestas oficiales de que el cimiento de las dos aulas que sirvieron de base tienen la capacidad de sostener “una sola planta, no es para dos”.

¿Quién la autorizó? ¿Qué hay entre el techo de la planta baja y el piso de la segunda? ¿Qué empresa la construyó? ¿Cuánto costó? Son preguntas que ninguna autoridad les quiere responder. Sólo tienen la certeza de que son inseguras y se construyeron en la administración de Javier Villacaña.

zam