Policía de la CDMX le apunta a un perro con su arma por haberle ladrado

Redacción MX Político
 

Un policía de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSC-CdMx) fue encarado por varios ciudadanos al desenfundar su arma de cargo y apuntarle a un perro que le estaba ladrando. El momento tuvo lugar en el Hemiciclo a Juárez, en el Centro de la capital del país.

De acuerdo con un video que fue difundido en redes sociales, se aprecia cómo el uniformado, al verse intimidado por el pastor alemán, saca su pistola y amenaza con dispararle. Inmediatamente, el dueño del can, junto con otros testigos, le reclama y se hacen de palabras.

Al parecer, todo comenzó cuando el can comenzó a ladrarle al uniformado luego de que éste le gritara a su dueño.

“Un policía cortó cartucho en dos ocasiones y amenazó con matar a un pastor alemán que le ladraba porque le gritó a su dueño. El lugar estaba lleno de gente e incluso niños. Ocurrió hace unos minutos en el Hemiciclo a Juárez”, se lee en la publicación de Twitter para denunciar al agente.

Video: https://bit.ly/2RzuFFg

“Háblale al 911”, se escucha decir a un joven que presenció los hechos. “¿Sí tienes la responsabilidad social, verdad?”, le cuestiona al oficial. “No, no la tienes, porque estás sacando un arma con un animal”, le refuta.


“¡No puedes sacar la pistola para nada!”, continúa
Incluso, el joven que se encuentra filmando, hace un llamado a la Diputada morenista Leticia Varela, quien ha impulsado la Ley de Protección a los Animales en la Ciudad de México, para que atienda el incidente.


El elemento de la policía argumentó haber desenfundado su arma de cargo porque el can “se le estaba aventando”.</p>
Luego del percance, la Unidad de Contacto del Secretario de Seguridad Ciudadana del Gobierno de la Ciudad de México (UCS-GCdMx) respondió a la denuncia y tomó conocimiento de los hechos.

LA SSC YA SE PRONUNCIÓ


A través de un comunicado, la SSC-CdMx dio su versión de los hechos. De acuerdo con la declaración del oficial involucrado, el uniformado realizaba su rondín por la Alameda Central, cuando dos transeúntes le requirieron su apoyo pues el canino, sin bozal y sin correa, les había ladrado. Al parecer, el animal era propiedad de un indigente.

Minuto a Minuto

Minuto a Minuto